Banxico prevé que dólar y gasolinas impactarán a inflación

Las minutas de la última reunión de política monetaria indicaron que la economía en el cuarto trimestre podría tener un menor crecimiento

CIUDAD DE MÉXICO.

En la decisión de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) los miembros previeron una desaceleración de la economía mexicana en el cuarto trimestre de 2016 y alertaron que el balance de riesgos para la inflación ha seguido deteriorándose.

La reunión celebrada el 15 de diciembre, el Banco Central elevó, por quinta vez en el año, la tasa en 50 puntos base, a 5.75 por ciento, desde un previo de 5.25 por ciento, esto con el objetivo de contrarrestar las presiones inflacionarias adicionales.

Algunos miembros advirtieron que la persistencia de la depreciación cambiaria y las expectativas de una mayor debilidad de la moneda en el futuro podrían aumentar el traspaso a la inflación e incluso algunos integrantes destacaron que el incremento en el salario mínimo pudiera tener un efecto de contaminación en el resto de la estructura salarial, así como la baja base de comparación de 2016 y la liberalización gradual del precio de las gasolinas, afectando las expectativas de inflación.

El texto agregó que la entidad se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos.

Esto, con el fin de estar en posibilidad de continuar tomando las medidas necesarias para consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo del 3.0 por ciento, con toda flexibilidad, en el momento y la magnitud en que las condiciones lo requieran”, agregó.

Banxico dijo que las previsiones para la inflación general y subyacente anual indican que cerrará 2016 ligeramente por arriba del 3.0 por ciento.

Para 2017, se prevé que tanto la inflación general, como la subyacente, se sitúen por arriba del objetivo de inflación, acercándose ambos indicadores a niveles próximos a 3 por ciento hasta el final de 2018″, dijo.

No obstante, advirtió de que las previsiones están sujetas a riesgos derivados de la incertidumbre que prevalece en el entorno externo y de una mayor depreciación de la moneda que afecte las expectativas de inflación y los precios.

El peso se ha debilitado este año alrededor de un 20 por ciento MEX01 golpeado, en parte, por la volatilidad global y tras el triunfo de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos.

(EXCÉLSIOR)

Compartir

Dejar una respuesta