Dejan sin efecto basificación de burócratas concedida a Duarte

Xalapa, Ver.- Los diputados locales, con 35 votos a favor y diez abstenciones, todas de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), aprobaron el decreto que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones a la Ley Estatal del Servicio Civil de Veracruz y de la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Centralizada del Estado; que deja sin efecto la basificación de burócratas con altos cargos que llevó a cabo el ex gobernador y prófugo de la justicia, Javier Duarte de Ochoa.

Y es que el 14 de julio, con el aval de la Sexagésima Tercera Legislatura, quien lo aprobó por mayoría de votos, se concretaron 204 mil 376 plazas definitivas, 24 mil 725 correspondientes al Sector Público Centralizado y 179 mil 651 al Magisterio. Dichos cambios propuestos por el extitular del Ejecutivo fueron promulgado inmediatamente en la Gaceta Oficial del Estado.

La reforma a la que hoy le metieron reversa, creó derechos al menos para 257 subdirectores y 2 mil 348 Jefes de Departamento y Oficina, que hacían un total de 2 mil 605 nuevas bases, adicionalmente 21 mil 817 plazas identificadas como Analista/Administrativo Especializado; Técnico y Pues- tos Homólogos, Auxiliar y Puestos Homólogos y sector magisterial.

Para cumplir con las obligaciones salariales con los subdirectores, el Ejecutivo requeriría un monto aproximado de 8 millones 885 mil 775 pesos para pagar a los 257 subdirectores; para los mil 73 Jefes de Departamento, un monto aproximado de 29 millones 319 mil 725 pesos; para los mil 275 Jefes de Oficina, un monto aproximado de 25 millones 261 mil 575 pesos; haciendo la suma de 63 millones 467 mil 75 pesos mensuales y al año, 761 millones 604 mil 900 pesos, más impuestos y cuotas.

Entre los cambios hechos hoy se tiene que son trabajadores de confianza los cargos que integran la planta de la oficina del Gobernador del estado, así como aquellos cuyo nombramiento o ejercicio requiera la aprobación expresa de los titulares de los poderes del estado, o los municipios; quitándose los del nivel de director o equivalente hasta el cargo o empleo de mayor jerarquía.

También se definieron así los titulares de las distintas dependencias o los responsables de las unidades u órganos en la estructura administrativa de las entidades públicas, hasta el nivel de jefe de sección o su equivalente.

Se cambió además las palabras “administración pública estatal” por las de “entidades públicas” y se estableció que personal de confianza son los trabajadores que realicen funciones de dirección, inspección, vigilancia, fiscalización, manejo de fondos o valores, auditoría, planeación, supervisión, control directo de adquisiciones, responsables de los almacenes e inventarios, investigación, investigación científica, asesoría o consultoría.

Se excluyeron de la definición de personal de confianza, los agentes y secretarios de la Fiscalía General del Estado (FGE), de la Policía Ministerial y los miembros de la policía estatal que con ese carácter consignen sus respectivas leyes orgánicas o especiales y se estipula que en el Poder Legislativo y en el Poder Judicial, se entenderá como personal de confianza todas las categorías y cargos que consigne el catálogo de empleos respectivo para cada uno de esos poderes.

De igual forma se precisó que los trabajadores de base podrán tener el carácter de definitivos o temporales, de acuerdo al tipo de nombramiento que se les otorgue; cuando en el decreto derogado sólo estipulaba el carácter de definitivo y no se mencionaba los trabajadores interinos o de contratación temporal.

Se dejó especificado que los cargos de confianza son los de director general, director de área, subdirector de área, jefe de Departamento, jefe de Oficina; y los homólogos de los puestos a que hacen referencia las anteriores fracciones, por lo tanto no podrán ser basificados.

Compartir

Dejar una respuesta