LA BATALLA DEL ÁLAMO

UNA BATALLA GANADA Y OLVIDADA POR MÉXICO; UNA BATALLA PERDIDA Y SIEMPRE RECORDADA POR ESTADOS UNIDOS

MIGUEL ÁNGEL MADRID GARCÍA.- La batalla del Álamo fue un episodio histórico que sucedió durante la Guerra de Independencia de Texas, transcurrió entre el 23 de febrero y el 6 de marzo de 1836, día en que las tropas mexicanas tomaron por asalto y capturaron el fuerte del Álamo, no obstante, tiempo después esta guerra terminó en la independencia de Texas y su anexión a los Estados Unidos. Como antecedentes, podemos citar que durante la época virreinal el territorio de los actuales estados de Coahuila y Texas formaban un solo estado, la provincia mexicana de Coahuila y Texas, que estaba dividida por el Río Grande (río Bravo). Muchos emigrantes del sur de Estados Unidos solicitaron permiso para establecerse como colonos en el territorio que se encuentra al norte del río, es decir, en Texas. Este permiso les fue concedido bajo ciertas condiciones: Que los inmigrantes fuesen católicos y preferentemente provenientes de la Luisiana (que en esa época era dominio francés). Después de la guerra de Independencia, los nuevos colonos pidieron al gobierno de la República Mexicana la continuación del permiso, la cual les fue concedida, agregándosele una condición más: que, en el territorio de Chihuahua y Texas, no habría esclavitud (pues había sido abolida en 1810 y consolidada esta abolición en 1821 con la firma del acta de independencia de México) y para ser honestos, muy poco le interesaba el gobierno Mexicano, lo que sucedía en esas tierras, por la tremenda distancia que existe, Sin embargo, debido a la economía esclavista de las Colonias que formaron los Estados Unidos y a su mayoría de población de religión protestante, estas condiciones no fueron cumplidas. El descontento, entre otros motivos, por las trabas a la sociedad esclavista norteamericana y el abandono de las autoridades mexicana como decía, sobre esos territorios, produjo varios intentos de independencia. Uno de ellos se produjo cuando el gobierno conservador cambió la constitución federalista, por una constitución centralista, que se conocieron como las siete leyes. Esto provocó que con el motivo de que se le reconocieran los derechos que le otorgaba la constitución federalista, levantándose en armas, como sucedió con otros estados. Este levantamiento pronto se convirtió en un intento independentista para crear la República de Texas. La primera batalla de la independencia de Texas sucedió en octubre de 1835, venciendo las milicias texanas, que eran apoyadas por soldados norteamericanos, que expulsaron a los últimos soldados mexicanos a principios de diciembre de ese año. Por lo tanto, el gobierno mexicano, encabezado por el General y Presidente de México Antonio López de Santa Anna, preparó una campaña militar para recuperar el territorio de Texas y reclamarlo como parte integrante de México. Debido a la injerencia del gobierno norteamericano en un asunto del gobierno mexicano, el General Santa Anna decretó que la campaña se realizara sin tomar prisioneros de guerra y los capturados serían ejecutados inmediatamente. Esta resolución se la hizo saber al Presidente de los Estados Unidos, Andrew Jackson. Sin embargo, esta carta no fue muy difundida entre los milicianos que participaron en la posterior batalla. Esta campaña militar fue dirigida por el mismo General Santa Anna, y esta fue La batalla del Álamo, a las afueras de San Antonio de Béjar (actualmente San Antonio) había una misión construida por algunos frailes y que estaba diseñada para contener los ataques de los indios norteamericanos. Sin embargo, esta construcción no era tan fuerte en sí como para considerarla un fuerte, ya que tenía más bien un diseño utilitario, Una capilla, un salón principal, una enfermería y corrales, medía a penas poco más de una hectárea y no estaba diseñada para un uso militar, cuando se supo de la formación y marcha del ejército mexicano a Texas, en esta misión se atrincheraron las fuerzas de general William Travis. Debido a lo endeble de la zona, el gobierno central americano envió a Jim Bowie a recuperar la artillería abandonada por el ejército mexicano y a destruir la edificación. Sin embargo, Bowie fue persuadido por Travis para permanecer y defender la plaza. Durante los meses de enero y febrero solicitaron dinero y pertrechos al gobierno provisional de Texas; sin embargo, debido a dificultades políticas, no hicieron caso a sus misivas; a pesar de esto, llegaron algunos refuerzos como los de Sam Houston, William Barret Travis y los voluntarios de David Crockett. Se calcula que el número total de milicianos en la Misión del Álamo, eran de entre 184 y 257. Mientras tanto el ejército mexicano fue avanzando poco a poco hasta llegar a San Antonio de Béjar. El 23 de febrero llegaron a los alrededores de la Misión del Álamo, y el General Santa Anna les ofreció a los milicianos que se rindieran incondicionalmente, según versión mexicana, pero al negarse a la rendición incondicional, comenzó la batalla con el toque “a degüello”, es decir, sin tomar prisioneros y matando inmediatamente a quienes se encontrase. Por orden de Santa Anna, se respetó la vida de las mujeres niños y esclavos que se encontraran en el Álamo. Entre los civiles, sólo hubo bajas por accidente durante la batalla. El asedio comenzó por la tarde-noche del 23 de febrero, comenzando con el ataque a las avanzadas texanas que estaban alrededor de la misión, y las cuales no eran más que granjas aledañas que utilizaban como trincheras. Conforme iban cayendo, eran abandonadas y quemadas por los milicianos norteamericanos. El asedio continuó con intercambio de artillería durante el día y bombardeo mexicano por la noche. La madrugada del 6 de marzo de 1836, las tropas mexicanas realizaron el asalto final a la Misión, mediante un ataque realizado simultáneamente por los cuatro puntos cardinales. Cumpliendo las órdenes de Santa Anna, no hubo hombres prisioneros; y unos pocos sobrevivientes, entre los que se hallaba el político y aventurero David Crockett, fueron conducidos ante Santa Anna, alegando que no eran milicianos y se encontraban en la misión por casualidad. Sin embargo, el general Santa Anna ordenó su ejecución inmediata.

 

Acontecimientos posteriores. Después de vencer en San Antonio de Béjar, Santa Anna dividió al ejército para tomar varias ciudades simultáneamente. La columna dirigida por el Presidente fue en persecución del General John Houston, el ejército recibió refuerzos poco antes de llegar al Río de San Jacinto. El 21 de abril de 1836, en un acto de suma soberbia y confianza Santa Anna y su ejército, fueron sorprendidos por el ejército de Houston, que rompió las débiles defensas del ejército mexicano recién llegado, cansado, mermado, provocando que muchos huyeran, y durante la batalla, fue capturado el General Santa Anna. Estando Prisionero, como Presidente de la República, Santa Anna fue obligado a firmar, el 14 de mayo, un tratado en el cual, a cambio de su libertad, la Nación Mexicana se comprometía a retirar las tropas del Estado de Texas, reconocer su independencia ante México, tener como frontera el Río Grande y renunciar a cualquier reclamo sobre ese territorio. Este tratado, llamado Tratado de Velasco, no fue ratificado por el congreso mexicano, pues tenía el vicio de haberse firmado por el presidente cautivo. Sin embargo, la firma de ese tratado se considera como el acta de independencia de Texas. Sin embargo, prevaleció una disputa por la soberanía del territorio que se encuentra entre el Río Nueces y el Río Grande, y de la cual Texas reclamaba su soberanía. Cuando el 29 de diciembre de 1845, Texas se anexó a los Estados Unidos, este fue uno de los motivos para realizar la guerra de intervención norteamericana. Pasados los años, al ser anexionado el estado de Texas a EUA, glorificando eternamente estos hechos al grado de fiesta nacional en Estados Unidos, además con libros, películas, es decir un marketing impresionante al día de hoy

Y para acabar México perdido territorios luego de la invasión norte americana, aunado a la posterior venta del territorio de la mesilla en 1853 a Estados Unidos, se creó el mito de que Antonio López de Santa Anna había vendido dichos territorios. Cosa que es errónea, siendo únicamente el territorio de la mesilla, el que fue vendido, ya que por “casualidad” en dicho territorio se habían encontrado importantes yacimientos de oro, que despertaron el interés de los Estados Unidos en dichas tierras, vendiendo el gobierno mexicano de Santa Anna dicho territorio, bajo presiones por parte de Estados Unidos a la República Mexicana, siendo así uno de los episodios más bochornosos de México y no por haber perdido el territorio como tal, porque hay que ser claros, de alguna manera tarde o temprano sucedería, sino por las formas de un hombre testarudo, vanidoso y ambicioso como lo fue este dictador Santa Anna.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here