“VERACRUZ DE IGNACIO DE LA LLAVE”

GENERAL IGNACIO DE LA LLAVE Y SEGURA, OTRO LIBERAL, MASON Y COMBATIENTE EN LA GUERRA MAS SIGNIFICATIVAS DEL PAIS,  QUE DIO EL NOMBRE  OFICIAL DE “VERACRUZ DE IGNACIO DE LA LLAVE”

Miguel Ángel Madrid García.- Para la mayoría de masones mexicanos, Benito Juárez es el inmarcesible ícono de la Orden en nuestro país. Lo mismo podríamos señalar los masones oriundos y residentes en el Estado de Veracruz con respecto al general y licenciado Ignacio de la Llave y Segura (1818-1863). No cabe duda que De la Llave fue iniciado masón y que siempre estuvo comprometido con los ideales liberales y republicanos durante una de las épocas más difíciles en la historia de México. Genio y figura, su carácter, su legado y su sacrificio por el bien de su terruño y de la Nación, habrían de inmortalizarlo al grado de que su nombre quedaría unido al del Estado, pasando a llamarse desde 1863, “Estado Libre y Soberano de Veracruz-Llave” (y desde 2003, Estado Libre y Soberano de Veracruz de Ignacio de la Llave). Pero ante todo, ¿quién fue éste hombre? ¿Por qué se ha ganado este honroso título?

Ignacio de la Llave y Segura nació en la villa de Orizaba el 26 de agosto de 1818, llevó a cabo sus primeros estudios superiores en el Colegio Nacional de Orizaba, para pasar más tarde a la Ciudad de México, donde se tituló como abogado en la Academia de Derecho Teórico y Práctico en 1841. De regreso a su ciudad natal, ocupó varios cargos públicos: Juez, Diputado por los cosecheros del tabaco, y Alcalde de Orizaba en 1844. Ese mismo año combatió al dictador Antonio López de Santa Anna y se destacó patrióticamente con el grado de coronel en la Guerra de Intervención Estadounidense en 1846-1848, capitaneando al Batallón Orizaba.

Hay  que afirmar que Llave regresa a Orizaba ya siendo Francmasón y que “se puso en contacto con los liberales” de la ciudad. Recordando que en aquellos días “liberal” y “masón” prácticamente eran sinónimos en México. Y si entonces gobernaba de forma dictatorial Santa Anna, lo hacía con el respaldo del conservadurismo, por lo que se infiere que el Partido Liberal, que era minoritario, pero opuesto a él, con toda certeza se reunía de manera clandestina… y qué mejor clandestinidad que la que ofrecía la Masonería.

Por lo que se dice que  con que fuera presidente de México Valentín Gómez Farías, diremos que algunos testimonios lo ubican dentro de la masonería yorkina, pero de acuerdo al Acta de Iniciación de Benito Juárez, del 15 de enero de 1847, y siendo Farías Presidente de México, asiste a la recepción del Benemérito como Aprendiz dentro del Rito Nacional Mexicano. Incluso, un testigo de primera mano como José María Mateos, fundador del Rito Nacional Mexicano y actor en más de una ocasión en los avatares de la Masonería decimonónica, ubica a Gómez Farías como miembro de este rito en el cual de la Llave se perfecciono.

Generalmente, cuando un masón invita a un profano a integrarse en la Masonería, lo hace para que ingrese en su propia logia, o a alguna de su rito. Por lo cual, Gómez Farías no pudo hacer diferente; por lo que con toda certeza, Ignacio de la Llave fue iniciado, si no en la misma logia de Gómez Farías, sí en el mismo rito que practicaba el  Nacional Mexicano.

Tras la guerra, anduvo a salto de mata cuando Santa Anna retomó el poder en 1853. Se adhiere al Plan de Ayutla en 1855, levantándose nuevamente en armas contra el dictador en Orizaba el 15 de julio. Más tarde obtiene la gubernatura de Veracruz que ocupa del 28 de agosto de 1855 al 8 de abril de 1856, periodo en el cual ordena la confiscación de los bienes eclesiásticos, otorgándole al Colegio Preparatorio de Orizaba el inmueble del Convento de las Teresianas, a la vez que promulga varias leyes y decretos liberales. Nombrado Ministro de Gobernación en los gabinetes de Ignacio Comonfort (17 de junio de 1857) y Benito Juárez (10 de diciembre de 1859 al 6 de mayo de 1860).

Combate en la Guerra de Reforma del lado de los liberales, defendiendo las leyes y el principio del presidencialismo. Fue Secretario de Guerra y Marina (21 de septiembre de 1860 al 13 de enero de 1861) y nuevamente Gobernador de Veracruz del 27 de julio de 1861 a enero de 1862, en que pide licencia para combatir a las fuerzas de la Triple Alianza (España, Francia e Inglaterra).

Participó en la Batalla de Puebla (5 de mayo de 1862) y un año después en el sitio a ésta misma ciudad por los franceses. Capturado el 17 de mayo de 1863 junto con otros militares de la época, El 20 de mayo de 1863 son enviados a pie al puerto para ser llevados como prisioneros de guerra a Francia; marchan cantando el Himno Nacional; al día siguiente escapan Berriozábal y Díaz; González Ortega reclama el trato que les dan de presidiarios y no de prisioneros de guerra, pues algunos soldados han muerto de hambre; finalmente escapan el día 25 y se dirigen a San Luis Potosí, en donde Juárez y su gabinete instalaron el gobierno después de que el ejército invasor ocupó la ciudad de México. Por cierto se dice que en la fuga fue recluido en el Cuartel Militar de San Antonio, en Orizaba, de donde su escape fue al ser disfrazado de mujer y se refugió en el rancho de Ojo de Agua. Huye a través de montes por la sierra del volcán Citlaltépetl con rumbo a Jalapa hasta alcanzar el Estado de Guanajuato, donde el Gobernador Manuel Doblado le otorga escolta y dinero para llegar a San Luis Potosí.

El 21 de junio de 1863 fue herido de gravedad cerca de la hacienda de La Quemada de Rincón de Romos, Guanajuato, por los soldados de su escolta que pretendían asaltarle. Es llevado a la hacienda de Jaral de Berrio, municipio de San Felipe, Guanajuato donde fallece en medio de terribles dolores el día 23 junio de ese año.

En una carta del 22 de junio, Juárez, apesadumbrado, comenta con Vidaurri que ha mandado facultativos para atenderlo aunque parece que la herida es mortal. Pues se cree que la bala entró por el pecho y la tiene en el espinazo”.

El 26 de junio de 1863 es declarado por el Presidente Juárez como Benemérito de la Patria y el 10 de julio de ese mismo año, el Gobernador de Veracruz Francisco Hernández y Hernández lo declara Benemérito del Estado, decretándose también que la entidad lleve su nombre. Desde 1869 sus restos reposan en el cementerio “Juan de la Luz Enríquez” de la ciudad que lo vio nacer.

Por lo que es bastante valioso saber quién fue este gran personaje que encabeza el nombre oficial de este valioso estado, que enalteció estas tierras y que dejo un gran legado, donde desde nuestro interior, quisiéramos que salieran más personajes como él y darle un  golpe de timón para bien, de este gran estado que mucho lo necesita.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here