Condenan a más de 51 años de cárcel a Rafael Uribe Noguera por asesinato de Yuliana Samboní

Rafael Uribe Noguera ha sido condenado a más de 51 años de prisión por la violación y el asesinato de la niña de 7 años Yuliana Samboní.

Así lo determinó la jueza en Bogotá, Colombia, este miércoles. Se le impuso a Uribe Noguera una pena de 550 meses de prisión como autor responsable del delito de feminicidio agravado, afirmaron las autoridades.

“La pena se aumenta en 48 meses en virtud del concurso heterogéneo simultáneo con el delito de acceso carnal violento agravado y en 24 meses de prisión y 100 salarios mínimos legales, vigentes de multa en razón del concurso heterogéneo simple, agravado”, afirmó la jueza.

La pena definitiva fue de 622 meses.

En la sala estaba presente el padre de la niña, quien viajó desde Popayán, en el sudoeste de Colombia, donde se encontraba para el nacimiento de su hijo.

Aún no se ha determinado dónde cumplirá su condena.

El 4 de diciembre de 2016, la menor Yuliana Samboní fue raptada de su casa en un barrio marginal al oriente de la capital colombiana. Horas después su cuerpo fue encontrado en un apartamento de Rafael Uribe Noguera con signos de violencia.

Uribe Noguera, un arquitecto de 38 años, no tendrá ninguna clase de beneficio por tratarse de una víctima menor de edad: ni disminución de la pena, ni prisión domiciliaria u otros.

Después de que ocurrieron los hechos, Uribe Noguera fue trasladado por su familia a dos centros médicos, uno psiquiátrico y otro cardiovascular, donde finalmente fue ingresado. Las autoridades médicas confirmaron que el hombre había consumido cocaína y opiáceos.

Uribe Noguera inicialmente se declaró inocente y luego confesó haber violado y asesinado a la niña.

Los hermanos de Uribe Noguera, Francisco y Catalina, también han sido imputados por entorpecer la investigación del homicidio de Yuliana Samboní.

A los hermanos del acusado se les imputó cargos como coautores del delito de “ocultamiento, alteración o de destrucción de elemento material probatorio”, según indicó la Fiscalía en un comunicado el pasado 15 de marzo.

En un comunicado dado a conocer a los medios ese mismo día, los abogados de Francisco y Catalina Uribe Noguera dicen que la Fiscalía imputó a sus clientes por borrar la aplicación de WhatsApp, todas las conversaciones del teléfono, así como las llamadas telefónicas del celular de Rafael Uribe.

Los abogados dicen que se mantienen en su tesis de demostrar la inocencia de los imputados.

“Lamentamos que se sigan divulgando versiones sin fundamento, tanto en algunos medios de comunicación como en redes sociales, que no solo atentan contra su dignidad, buen nombre y presunción de inocencia, sino que han generado riesgo real sobre ellos y sus familias”.

(CNN)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here