Sacerdote obligó a niño a tener sexo oral y le lavó la boca con agua bendita

Ocurrió en una visita que el sacerdote le hizo al pequeño mientras se recuperaba de una operación de amígdalas

Aproximadamente 300 sacerdotes católicos romanos de Pensilvania abusaron sexualmente de más de mil niños, desde la década de 1940, según un informe del gran jurado estatal publicado el martes.

“A pesar de algunas reformas institucionales, los líderes individuales de la iglesia han escapado en gran medida a la responsabilidad pública”, escribió el gran jurado en el informe de aproximadamente 900 páginas. “Los sacerdotes estaban violando niños y niñas, y los hombres de Dios que eran responsables de ellos no solo no hicieron nada; lo escondieron todo”.

El gran jurado escuchó a docenas de testigos y revisó más de medio millón de páginas de documentos diocesanos internos, incluidos informes de obispos ante funcionarios vaticanos que revelaban los detalles de sacerdotes abusadores que no habían hecho públicos ni denunciado a las autoridades.

Entre los casos destacaba el de una niña de 7 años, misma que fue violada cuando el padre la visitó en el hospital porque le habían extirpado las amígdalas. Un niño de 9 años tuvo sexo oral con un sacerdote y después le enjuagó la boca con agua bendita.

Ante esto, los clérigos trataron de proteger a la iglesia de la mala publicidad, utilizaron acuerdos de confidencialidad para silenciar a las víctimas, pagaron y volvieron al ministerio.

Algunos de ellos han sido protegidos, incluso algunos que fueron nombrados en el informe fueron promovidos. Muchos ya están muertos, otros jubilados o retirados del sacerdocio.

La investigación de seis de las ocho diócesis de Pensilvania (Allentown, Erie, Greensburg, Harrisburg, Pittsburgh y Scranton) es la investigación más extensa sobre el abuso del clero católico por parte de cualquier estado, según los defensores de las víctimas. Las diócesis representan aproximadamente 1.7 millones de católicos.

Con información de noreste.net