Otro abuso de “Chuchín”

Los policías a su mando violaron los derechos humanos de un ciudadano oluteco. La CEDH admitió otra recomendación en su contra. La persona denunció que lo detuvieron, lesionaron, torturaron y le negaron atención en el Hospital.

Susana Arellano Narváez, Oluta, Ver.- Por segunda ocasión en lo que va de su administración municipal, el alcalde Jesús Manuel Garduza Salcedo de Oluta recibe una Recomendación por parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos Veracruz.

En el año 2015 elementos policiacos agredieron de forma salvaje a un ciudadano, violentando sus derechos, por lo que la Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió la recomendación 027/2016 con base en el expediente: CEDH/1VG/ACA/0385/2015 para el Ayuntamiento de Oluta que preside Jesús Manuel Garduza Salcedo.

Esta vez, la Comisión Estatal de Derechos Humanos Veracruz, vuelve a emitir una Recomendación que en el sitio oficial del organismo aparece como la 26/2017 con base en el expediente CEDH/2VG/ACA-0168/2016.

A continuación se transcribe parte de la queja “[…] vengo a solicitar su directa y valiosa intervención ante el C. Fiscal General del Estado, Fiscal de Delitos Diversos de esta Ciudad de Acayucan, Ver., y/o ante quien corresponda, para que intervenga ante estas autoridades de manera urgente, toda vez que la vida de mi hijo LRFB corre peligro, ya que se encuentra internado en el citado Hospital Civil y las autoridades señaladas pretenden trasladarlo a un lugar desconocido para fabricarle algún delito, toda vez que fue golpeado, torturado por elementos de la Policía Municipal de Oluta, Ver., quien también debe ser investigado por esta Comisión por los delitos de abuso de autoridad, como lo acredito con la copia que anexo de la denuncia y pruebas que ofrece mi hijo, toda vez que hasta este momento se han negado a informarle sus derechos constitucionales, conocer el motivo de su detención, quién lo acusa, pruebas en contra, porque están fabricando un delito inexistente, violándose los preceptos legales invocados y los tratados internacionales en materia de derechos humanos, le acaban de informar que está fuera del hospital, que se lo van a llevar con destino desconocido, que no importa el amparo y la suspensión concedida, por el Juez Décimo Federal en el Juicio de Amparo Número ***/2016/I, es así que desde que ingresó sólo en una ocasión me permitieron verlo brevemente, está esposado, me dijo que vomitaba sangre, está golpeado y con herida de bala en la pierna, solicito que esta Comisión tome fotografías de las lesiones que ponen en peligro su vida y que justifiquen legalmente el motivo por el cual está incomunicado con sus familiares, porque existe orden terminante que no entremos a visitarlo, también revocaron la indicación médica de tomarle ultrasonido y una tomografía por posible fractura de cráneo, costillas, como consecuencia de la tortura de la que fue objeto por parte de los elementos de la Policía Municipal de Oluta, Ver., la Fiscalía en Delitos Diversos de esta ciudad se niega a darle a conocer sus derechos, a ratificar los escritos y conocer el motivo de su detención para tener una defensa adecuada, hecho lo anterior se emita la recomendación correspondiente por la violación de derechos humanos […][sic]”.

El agraviado, según consta en su queja, expuso que el 4 de mayo de 2016, como a las seis de la tarde salió a caminar y se encontraba por la Secundaria ESGO, estaba fumando y de repente llegaron los Policías Municipales de Oluta y le empezaron a disparar con intención de matarlo, por lo que refiere salió corriendo y lo hirieron en la pierna, y lo empezaron a golpear en diversas partes del cuerpo, y lo llevaron al Hospital de Oluta donde no tuvo la atención adecuada ya que lo tenían esposado a la cama y no le hicieron estudios.

Constantemente la Policía Municipal de Oluta ha sido señalada de abuso de autoridad; sin embargo, al parecer no hay sanciones concretas que paren estas acciones por parte de los elementos policiacos.

En la primera ocasión de administración municipal de Jesús Manuel Garduza Salcedo los elementos policiacos golpearon con “brutalidad” a ciudadanos y reporteros, sin que se les diera el castigo correspondiente.

En junio del 2015 elementos y el comandante de la Policía Municipal agredieron a la edil Clara Alor Hernández Alor, y de ahí ciudadanos tomaron valor para denunciar los abusos de la corporación policiaca exigiendo la intervención del alcalde Jesús Manuel Garduza Salcedo, sólo ante tal presión días después cedió.

Se espera que el alcalde Jesús Manuel Garduza Salcedo, acate la Recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Veracruz.

Compartir

1 Comentario

  1. Hace unos 3 ó 4 años, trataron de extorsionar a mi cuñado, con ayuda de la Marina les tendieron una trampa agarrando a los extrosionistas y resultó que 4 ó 5 de ellos eran policías de Oluta. Los Presidentes cuando tomen el pueblo tienen que saber las ratas que meten. Porque la Policía es para resguardar al pueblo, no para robarles.

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here