Acayucan y su “libertad de expresión”

APIA: El discurso que no me dejaron decir

Foto: Web

“Los que fueron mis amigos
Se olvidaron de mi cara/
Pero lo que más dueles, que hasta mi propia familia al caer me dio la espalda…”.

Angel Gabriel Fernández.-

(1)

Mi maestro en el periodismo, Gustavo González Godina, además de enseñarme a leer y a escribir, me enseñó que no se debe vivir del cuento: él no era afecto a eventos sociales ni a pertenecer a asociaciones o uniones a periodistas. Fue célebre cuando en una ocasión que se celebraba el Día de la Libertad de Expresión, fuera a una cena dándose una escapada de su arduo trabajo en la Redacción y cuando lo invitaron a que diera un discurso, el hombre de ojos grises dijo:

–“Me invitaron a comer, no a dar un discurso”.

Gustavo González Godina fue  corresponsal del diario Ocho Columnas de Jalisco, editor en jefe del diario Política de Xalapa y director de El Diario del Sur; ha escrito libros y es considerado uno de los mejores periodistas de Veracruz, Jalisco y de todo México.

(2)

Fui invitado a la Toma de Protesta de la Asociación de Periodistas  independientes de Acayucan (APIA). La invitación me la hizo llegar  personal y amablemente la compañera Sugey Hernández  y el profesor Fidel García Clemente. El evento sería el sábado (antier) a las 11 horas en la Sala del Cabildo del Palacio Municipal de Acayucan.

Me emocioné al ver la presencia de la mayoría de los compañeros que nos dedicamos a esto del periodismo y ante la llegada de importantes personalidades locales, regionales y de la Capital del Estado. Sentí que era mi ambiente, el calor del oficio; me sentí arropado y valiente porque pensé en mis adentros que el gremio periodístico de Acayucan está fuerte y debe dejarse escuchar.

Le comenté a mi compañera y guía, la Jefa de Redacción del diario el Mañanero, la ingeniera Giovanna Alor Reyes, que me daban ganas de dirigir unas palabras; le dije que aunque sé que no sé hablar en público, estaba emocionado y ella me dijo que adelante.  Acto seguido se lo comenté al compañero Santos López Celdo, quien me dijo que me incluiría en el programa.

Pero no me dejaron hablar.

Escuché que en la nueva APIA las decisiones se toman por consenso, es decir, todos los de la directiva y compañeros opinan.

Ni hablar. No me dejaron hablar.

(3)

LES IBA A DECIR  que aunque no soy afecto a eventos sociales ni a reuniones, estaba muy emocionado porque vi llegar al evento a periodistas de la talla de José Luis Ortega Vidal, director del diario Notisur de Coatzacoalcos, y uno de los escritores más prolíficos y exquisitos del estado de Veracruz. Ortega Vidal es un poeta. También les iba a decir que periodistas como él, que se traslada desde la ciudad de Coatzacoalcos  para acuerpar a los periodistas de Acayucan. Debería estar en la mesa del presídium… pero no me dejaron.

LES IBA A DECIR que aunque  durante años no he formado parte de las asociaciones de periodistas porque creo que las utilizan sólo para grillar, en esta ocasión veía una luz de esperanza porque los directivos de la APIA son periodistas capaces. Iba yo a decir  que Santos López Celdo, el presidente, es el mejor reportero político-policíaco de la región, es un periodista incómodo, de los que verdaderamente hacen falta; Virgilio  Reyes López es un periodista centrado cuerdo, de los más creíbles e informados de la región; Esperanza Arios Rodríguez es la mejor analista política que hay en la zona sur, una mujer luchona y a quien considero intachable: Juan José  Barragán es un periodista joven y con mucha iniciativa que revolucionó en la zona de Acayucan las noticias por internet; Marco Fonrouge Mathey es el mejor reportero deportivo que conozco, capaz de narrar un partido de beisbol, uno de futbol, de volibol, de basquetbol y lo que le pongan. Todo eso iba yo a decir…pero no me dejaron.

(4)

IBA A DECIR que así como veía una luz de esperanza en la agrupación de los periodistas, veía una luz de esperanza en la política de la región. IBA YO A RECALCARLES que los periodistas debemos estar siempre de lado de los hombre que verdaderamente luchan por la libertad de los pueblo, como el amigo alcalde electo de Soconusco, Rolando Sinforoso Rosas, que estaba presente en el evento, el cual siendo un hombre de la sociedad civil, que no tenía ni partido político, dijo que iba  a liberar a su pueblo…y lo logró. IBA YO A DECIRLES que los periodistas debemos estar siempre del lado de los hombres de bien, no con los sátrapas…Pero no me dejaron decirlo.

IBA YO A COMENTAR de paso, que era alentadora la presencia del alcalde electo de Acayucan, Cuitláhuac Condado Escamilla, quien llegó relajado, amable y estuvo atento a  todo el evento. Cuitláhuac seguramente va a cumplir con Acayucan porque es un  acayuqueño consciente y de una familia tradicional; aunque se ha dicho que ha tenido episodios ríspidos con la prensa, el alcalde electo de Acayucan es un profesionista conocedor y democrático sobre todo que seguirá la máxima aquella Voltaire que dice: “no comparto tu opinión, pero daría mi vida por tu defender tu derecho a expresarlo”. Me consta que la familia Condado Escamilla jamás ha ocultado nada y que respeta la libertad de expresión…cuando se les critica aguantan… Pero no me dejaron decirlo.

IBA YO A RECONOCER públicamente que el alcalde de Acayucan Marco Martínez Amador es un hombre de buena voluntad; que yo he sido uno de sus más acérrimos críticos y que ni yo ni nadie se lo imagino reprimiendo a periodistas. Estábamos mal acostumbrados a alcaldes a los que era casi imposible verlos o entrevistarlos, pero Marco Martínez sí llega al palacio, sí dialoga con los ciudadanos, sí se le encuentra en las colonias y comunidades y hasta en su casa atiende a la gente. Es humano, tiene sus errores, pero  antes de ser un político que trabaja por Acayucan, ha sido amigo de los reporteros desde que era nomás promotor deportivo… Pero no me dejaron decirlo.

(5)

IBA YO A DECIRLES que no iba yo a escuchar las canciones de “El Pescado” ni a ver bailar a la síndica electa de Acayucan; iba yo a convivir con mis amigos periodistas y también iba yo a recordar que todos los reconocimientos que se le hacen a don Jorge Cárdenas Romero son pocos, porque de esos hombres ya no nacen ni plantándolos se dan. Todavía recuerdo cuando juntos corregíamos sus leídas columnas ENTRE SEMANA o SPETIMO DÍA en una vieja mesa de formación de un taller de imprenta en la calle Pípila. Iba yo a decirles que periodistas como Jesús Gutiérrez Cruz también merecen reconocimientos por su capacidad, seriedad, voluntad y estoicismo…Pero no me dejaron decirlo.

TENÍA GANAR DE DECIR que la japonesa Namiko Matzumoto se dice amiga de los periodistas pero que hace más de un año ni siquiera contestaba mis llamadas cuando necesitaba gestiones para la operación de mis ojos. En aquella ocasión todos me engañaron, empezando por el secretario e gobierno Flavino Ríos y por los encargados de la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas. Me operaron gracias a mi amigo Fernando Kuri, por eso todavía medio veo.

Todo eso iba yo  decirlo, pero no me dejaron.

Compartir

1 Comentario

  1. En acayucan existen periodistas preparados,muy centrados, dedicados a su labor y que saben realizar su oficio,desafortunadamente,persiste mas la grilla,el politicismo y…pero no te dejaron decirlo

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here