Clemente Condado: el Maestro de Acayucan

Angel Gabriel Fernández.- (1) Soy quizá su amigo más “joven” e  igual que él, enemigo de la tecnología. Quien esto escribe es de plano incapaz de enviar un mensaje de texto por teléfono y depende una auxiliar; él usa teléfono pero normalmente no contesta porque se le dificulta o de plano para que no lo molesten; a sus amigos los atiende personalmente.

Y es que hablando de tecnología, creo firmemente que la enciclopedia virtual más completa que existe, no está completa. Le falta un nombre ilustre de la ciudad de Acayucan, Veracruz, México:

Profesor Clemente Condado Mortera.

El día que esa enciclopedia incluya la biografía del profesor Clemente Condado Mortera, ese día se considerará completa.

(2)

Cada día al hacer mis recorridos de trabajo, checando las fuentes, a los reporteros y demás, el chofer del viejo Platina en que me muevo me tiene que preguntar casi por obligación: ¿a qué hora pasamos a la casa del profe Condado?. Hay días en que lo busco hasta que lo encuentro en el rancho. El objetivo es simple: escucharlo, aprender de su sentido común, sus clases de política, su sentido de humor, su modo de ver las cosas,

El profesor Clemente Condado Mortera es el jefe de, hoy en día, la familia más poderosa en la política acayuqueña; es el gran jefe de familia, el jefe de un grupo político, el guía de diputados, regidores y muchos servidores públicos que antes de disfrutar de las mieles del poder, han tenido que ir a escuchar sus consejos. Él mismo ya fue presidente municipal por democracia, porque así lo decidió el pueblo aunque no lo permitió el sistema de gobierno que imperaba en aquel entonces; ya fue Síndico y ya fue Diputado Local.

Entrado en años, todo lo que dice de la política es acertado; por ejemplo, reconoce que ellos, los perredistas de hueso colorado, no son empleados del PAN, son sus aliados; son parte de una alianza que ayuda a ganar elecciones como la del gobierno de Estado y como la Presidencia Municipal de Acayucan, que ayudan al PAN a gobernar.

Su sentido común es comparable con la del “Conde Lycanor”, un personaje de la literatura internacional que a todo le encontraba solución de manera rápida y certera.

(3)

Sentado frente a una rústica mesa de madera en su rancho, el guía de la oposición al PRI en Acayucan normalmente está solo; disfruta su otoño como todo un patriarca. Deja su  guayabera aparte y sus zapatos finos y hasta su lente y siempre recibe con una sonrisa al reportero. Siempre tiene tema para tratar o desmenuzar, cuando más candente se vuelve el diálogo, hay que digerirlo con un “perro salado”, una bebida seguramente de su invención  porque es un coctel que contiene “todas las corrientes ideológicas” que pega como patada de mula.

No dice malas palabras, no es de pleito, aunque cuentan que en una campaña política en la que se trataba de defender los intereses de los acayuqueños, no le tuvo miedo ni a la represión policiaca.

Dicen que el buen juez por su casa empieza; en su familia hay orden y disciplina; él es el gran patriarca y doña Adela Escamilla la gran matriarca. Todos sus hijos son especiales: Nagasaki “es tu amigo, escúchalo”. Se ha visto cómo el preparado ex subprocurador de justicia y ex subdelegado de la PGR acude a los diálogos con su padre. Ramiro es el empresario, el de la chamba, el que lo consiente; Cuitláhuac “es igualito a mí, no es manipulable y por la  familia va a hacer las cosas bien en Acayucan”. Ana María es su “Nena”,  la que orienta, a la que cuida y protege, la que lo escucha atentamente.

(4)

Antes de ser el jefe político de Acayucan, Clemente Condado Mortera ejerció como profesor. De eso habla poco, pero se sabe que impartió clases en la escuela “Papachote” o Albino R. González de la colonia Revolución y que fundó la escuela “Cuauhtémoc” en la colonia Atiopan. A su hijo el mayor lo jalaba a estudiar a escuelas públicas.

Clemente Condado es genio y figura: cuando el PRI no soltaba el poder municipal, su sola presencia en el palacio municipal causaba temor. En una ocasión pidió a este reportero que lo acompañara a realizar unos trámites a alguna dependencia local, pero cuando pisó el palacio, la actividad casi se paralizó, porque empleados y ciudadanos comentaban “ahí viene el profe Condado”.

Cuando el alcalde era Maximiano Figueroa Guillén, un día recibió a una comitiva de vecinos de alguna colonia que andaba buscando ser atendida por el Presidente, pero como el alcalde no los atendía, buscaron en su oficina al profesor Condado, el cual rodeado por decenas de ciudadanos, irrumpió en la Presidencia  Municipal y dijo:

—“Alcalde, atiende a tu  gente…”. Y los tuvo que atender.

(6)

Es hombre de una sola palabra:

El menor de sus hijos, Cuitláhuac Condado Escamilla, está a 25 días de tomar posesión como Presidente Municipal, y dice el profe que es un compromiso que haga un bien gobierno. “Ni crean que los Condado vamos a invadir al palacio, pero con el compromiso que hay con la ciudadanía, se estará pendiente de que los funcionarios trabajen de manera correcta…hasta los cobradores de los baños públicos van a estar  vigilados y tienen que entregar cuentas en Tesorería”.

“Yo tengo mis vehículos para que luego no anden diciendo que ya porque mi hijo es el Alcalde aprovecho para traer camioneta”, dice claro el jefe de los Condado.

(7)

Por si a la enciclopedia más importante de la cibernética le interesa, el profesor Condado Mortera pasaba antes su tiempo en un lugar conocido como “El Sarape” ubicado ahí en el barrio Zapotal donde sigue viviendo. También le informamos que nació un 5 de diciembre.

Cuando a Gabriel García Márquez le preguntaban de sus mejores historias. Contestaba que él escribía para sus amigos; con que lo leyeran sus amigos se conformaba.

Hoy, en el día de su cumpleaños, le escribo a mi Amigo, Maestro y Guía.

Compartir

1 Comentario

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here