Clemente Condado: El Otoño del Patriarca

Angel Gabriel Fernández.- (1)  El próximo gobierno municipal de Acayucan debe ser revolucionario, El  Jefe del  grupo político que llega al poder, el profesor Clemente Condado Mortera, ha sido un revolucionario, un opositor de toda la vida.  Desde su incursión en la vida política de Acayucan, ha sido el “coco” del PRI.

El profesor Clemente Condado Mortera fue el primero en Acayucan que le puso cascabel al gato: en el año 1991, encabezó la Alianza Democrática Acayuqueña (ADA) que agrupó a partidos de oposición como el PRD, PAN, PPS, FRENTE CARDENISTA y todos los demás para competir contra el PRI que postulaba a Maximiano Figueroa Guillén. Acayucan se convirtió en un polvorín político; bastaba con que el profesor Condado se trepara a una silla frente a su casa en la calle Juan Ruiz de Alarcón del barrio Zapotal, para que la gente se arremolinara; si  a alguien se le ocurría tirar cohetes, aquello se convertía en un maremágnum.

Eran aquellos tiempos cuando el PRI veracruzano creía que estaba en Jalisco: si no ganaba, arrebataba. En las urnas electorales los acayuqueños se volcaron a favor de Clemente Condado, pero cuando el sistema le negó el triunfo, los acayuqueños tomaron posiciones más radicales y estaban dispuestos a todo. Un día el profesor Condado encabezó una marcha hasta las oficinas del Consejo Municipal Electoral que estaba ubicado en la calle La Peña cerca de la cancha Cruz Verde, hasta donde la muchedumbre lo siguió y esperaban todos la orden para quemar el palacio municipal. El inmueble municipal se salvó, pero la oficina electoral no.

Lo único que le pasó al palacio municipal es que fue tomado por los seguidores del profesor Condado. El palacio se convirtió en la casa de defensa del voto donde había camas improvisadas, cocinas, pailas y mucha gente dispuesta a todo para defender el triunfo opositor.

La democracia, en aquel entonces, la imponía el gobierno priísta; el diálogo era a garrotazos. Un día de finales del año 1991, cientos de patrullas de Seguridad Pública del Estado llegaron por la calle Victoria y por todas las demás calles adyacentes para efectuar un violento desalojo. El operativo policiaco lo encabezó el delegado Daniel Ramírez Castellanos; hubo gases lacrimógenos, garrotazos y un policía que voló desde el palco central del palacio y dicen que cayó en una paila donde hervían el café.

(2)

Cuando  el 1 de enero de 1992 Maximiano Figueroa Guillén  tomo posesión como alcalde, con un palacio municipal  rodeado de policías antimotines, al palacio de Acayucan llegaba a tomar posesión como síndico tercero  un hombre de tez blanca, de ojos claros, alto, erguido, orgulloso, rodeado y aplaudido por la gente: era Clemente Condado Mortera.

En la oficina destinada para el profesor Condado (a la izquierda de la presidencia, a un costado de la Tesorería), colocaron un letrero que decía; “Presidente Municipal por Democracia”.

(3)

El fundador, Jefe y Guía del grupo político de los Condado, es un hombre de pocas palabras, también de pocos amigos. Sentado en un sillón de madera en su casa del barrio Zapotal o recostado en una  hamaca de su rancho, acostumbra a escuchar atentamente y mirar con sus ojos azules de manera penetrante. Los que entran a su casa o a su rancho a convivir con el Jefe del Condadismo en Acayucan, tienen que ser sus amigos, no más, pero tampoco menos, con ellos se reúne los días 5 de diciembre cuando cumple años y gusta de escuchar canciones rancheras y uno que otro corrido.

(4)

Ha tenido el poder pero no es prepotente, ni siquiera anda mucho por las calles de la ciudad y sólo con alguno de sus amigos o alguno de sus hermanos se echa algunos mariscos en “La Fuerza Atómica”.

El Patriarca de los Condado, en pleno otoño con un corazón checado periódicamente por los médicos y que dice que siempre debe estar al ciento por ciento porque está en la izquierda, como de izquierda ha sido él siempre, tiene aún una fuerza política sólo comparable con la de Cirilo Vázquez Lagunes.  Ya fue diputado local, dos de sus hijos también llegaron al Congreso Local y al de la Unión, otro de sus hijos es un destacado abogado y político y uno más es constructor. El más chico de sus descendientes va a ser Presidente Municipal de Acayucan.

Es un Guía político nato: por su casa y por su rancho desfilan candidatos a diputados, a regidores y a presidentes municipales.

Como  ocurre en la vida política a la mexicana, no ha escapado de ser traicionado por unos o varios, pero su paciencia ha sido tanta que ha sabido esperar los tiempos y por su experiencia normalmente tiene la razón.

(4)

Un día del año pasado, allá por los meses de noviembre o diciembre, el profesor Clemente Condado le comentó a uno de sus amigos periodistas: “nos tardamos un poquito, pero vamos a ganar la Presidencia Municipal de Acayucan”. Así fue.

Cuando decidió impulsar la campaña de su hijo menor Cuitláhuac Condado, el profesor jubilado lo hizo con política a la antigua: sin mucha bulla, dialogando todos los días con los líderes de colonias y comunidades, escuchando, conviviendo en las rancherías con sus amigos de siempre, porque hay  gente en el área rural de Acayucan que todavía lo consideran a él como candidato. Los perredistas más antiguos, duros y leales de Acayucan, tienen un líder: Clemente Condado.

(5)

En sus ratos bohemios, el líder opositor más importante de Acayucan le ha comentado a un reportero que quiere que sea su biógrafo, pero su biografía la conocen todos los acayuqueños: ha luchado desde la oposición y ha tenido el poder, sí, ha tenido el poder, pero desde la oposición al sistema.

El líder opositor tiene sus ideales: fundó una escuela en la colonia Atiopan que lleva por nombre “Cuauhtémoc”, seguramente en honor el último tlatoani de México o en honor a uno de sus líderes; Cuauhtémoc Cárdenas,

Uno de sus hijos lleva el nombre de la ciudad  histórica de Nagasaki.

El último de sus hijos lleva el nombre del penúltimo de los tlatoanis: Cuitláhuac.

Y él siempre tiene consigo una figura del Quijote.

Si hay alguien le ha hecho justicia la Revolución (Democrática) es pues, al fundador del perredismo en Acayucan: Clemente Condado Mortera.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here