Fanatismo en Acayucan

JULIÁN CARRERA.- (1)

 “Sonaron siete balazos/
Camelia a Emilio mataba/
La policía sólo halló una pistola tirada/
Del dinero y de Camelia, nunca más s supo nada…”.

Luego de que el corrido musical dijera que había matado a su pareja y que habían salido de San Isidro, procedentes de Tijuana y que traían las llantas del carro repletas de yerba mala, la historia de Emilio Varela y de Camelia la Texana terminó en tragedia.

“Camelia la Texana” finalmente, ella la confiesa, terminó presa y en la cárcel se volvió evangélica. Su nombre verdadera es Agustina Ramírez y recorre todo el País dando su testimonio. Ya estuvo en Acayucan.

Confiesa que sí anduvo metida en la mafia  pero que logró salir de ella; a ella no le viene el saco cuando —hablando de música—Arjona dice que “rezando diez Padres Nuestros el asesino no revive a su muerto…”.

(2)

Hace algunas semanas estuvo en la región de Acayucan, en Soconusco, el predicador evangelista Josmar Flores. Vino a dar testimonio de “cómo ha cambiado su vida” y supuestamente a “sanar enfermos”.

Josmar Flores, de origen  boliviano, fue noticia  a nivel mundial cuando el 9 de septiembre del año 2009, “por revelación divina”, secuestró el avión que cubriría el vuelo 576; el secuestro fue en la ciudad de México y según sus propias palabras, “había tenido sueños donde veía un terremoto y quiso advertir de ellos al Gobierno de la República”.

El evangelista que se dedica a dar testimonio por gran parte del País y que ya ha estado en la región de Acayucan, demostró no estar bien de sus facultades mentales, ya que para mantener aterrorizados a los pasajeros del avión Boeing 737 que cubriría la ruta Ciudad de México-Cancún, utilizó para sus propósitos dos latas de Jumex con arenas cubiertas con un calcetín, a los cuales les había pegado un reloj digital. Tomó como rehenes a 104 pasajeros. Exigía una rueda de prensa  para hablar con el Presiente de la República y pedía que el avión diera siete vueltas antes de aterrizar.

Luego de su disparate y de estar preso en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, acusado por los delitos de secuestro aéreo, sabotaje, privación de la libertad y ataque a las vías generales de comunicación.

Sí, a ese mismo, le prestaron el estadio de Soconusco para “dar su mensaje”. Dios nos libre.

Según la enciclopedia Wikipedia, Josmar Flores tiene trastornos psiquiátricos y una personalidad megalomaniaca, tiene historial, traumatismo craneal e intento de suicidio, además de fanatismo religioso.

El sujeto, pues, debiera estar en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial en el estado de Morelos…sin embargo…sin embargo, lo trajeron a “dar testimonio” a estar cerca de personas adultas, mujeres y niños en Soconusco y Acayucan.

(3)

La nota fue un escándalo a nivel local, regional y estatal:

En el municipio de San Pedro Soteapan un pastor evangélico casi mata a su mujer de certero machetazo por el solo hecho de que la señora “tuvo el atrevimiento” de reclamarle por no haber llevado a su niña al médico, lo que provocó la muerte.

Los hechos fueron el día 14 de octubre del año 2016; el salvaje pastor pentecostés fue detenido el día 25 de noviembre del mismo año.

El salvaje sujeto que se decía “Ungido de Dios”, se llama Eugenio… cuando menos a sus padres no se les ocurrió ponerle Jesús u otro nombre religioso…Caín le hubiera quedado perfecto.

(4)

La noche del lunes 13  de marzo del  presente año, en la comunidad Michapan Paso Real, unos niños iban a ser quemados por un pastor evangélico. De acuerdo a al reporte que se hizo público, los “sacrificados” iban a ser un bebé 4 meses de nacido y un adolescente de 14 años, ya que según el pastor, “eran hijos del pecado”,

Al barrio Camboya de la citada comunidad, tuvieron que llegar elementos policiacos y calmar a la gente que ya amenazaba con linchar al pastor de nombre Tirso.

(5)

 

El sí tiene nombre bíblico: se llama Adán.

Es, sin duda, un buen hombre: trabajador, honrado, patriota aunque vivió un tiempo en los Estados Unidos.

Conduce un taxi y ha espantado a sus clientes por sus poses fanáticas: dice que “habla con Dios”, que “siente el calor cuando le entra el Espíritu Santo” y que “ha visto un templo lleno de demonios y culebras que le han sacado a los pecadores”.

Dice el buen  hombre que el diezmo es “algo divino” y que lo tiene que dar para ayudar al prójimo, aunque seguramente no ha escuchado que Arjona cree que “el diezmo es un fraude” y no dice nada cuando se le conmina a ayudar mejor a sus hermanos no cobrándoles la corrida de su taxi, porque esa sí sería una efectiva manera de ayudar al prójimo.

Adán ha asegurado que “hay testimonios” ciudadanos que han sido curados hasta de cáncer en un templo: se le ha explicado que si eso fuera cierto, la gente ya no iría desesperada al CECAN de la ciudad de Xalapa por quimioterapias, sino que todos se arremolinarían en ese templo para ser sanados.   Habla de muchos milagros médicos pero también se gana la vida vendiendo “milagrosos” productos medicinales extranjeros.  Su  fanatismo no le deja ver que el único que hace milagros es Dios y que el único hombre Santo fuer Jesucristo. No más.

(6)

Quien esto escribe no es enemigo de la Iglesia, de los católicos ni de los protestantes. Nació en una familia cristiana que acudía a una Iglesia Bautista ubicada en la calle Venustiano Carranza de Barrio Nuevo, en donde se oraban se cantaban, se hacía una Escuela Bíblica de Vacaciones, pero no se bailaba ni se jalaba uno los cabellos ni se veían los “milagros” a diario.

Tenemos testimonios de un hombre adulto, muy anciano, que diariamente lee la Biblia pero que jamás se fanatiza ni anda viendo “culebras y demonios” por doquier. Sabemos de una misionera bautista que ha andado por muchas partes del Mundo pero de su boca no ha salido ni una palabra acerca de que “hace milagros”. Su menaje es mesurado, tranquilo, cuerdo, sin posesionarse.

Y cómo cree racionalmente en Dios, cuenta que hace algunos días iba de viaje de Estados Unidos a Sudáfrica, pero que su hija se sintió mal en el avión, por lo que tuvo que aterrizar en Houston, Texas, donde recibió atención médica de primera y en cuestión de horas  la muchacha, ya sin el apéndice, continuó su viaje.

Dios sí hace milagros…pero no necesita escándalos.

Compartir

2 Comentarios

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here