Histórico: un Diputado recorre albergue indígena

Fernando Kuri fue recibido con palabras en popoluca; convivió con los estudiantes. La comitiva del legislador y “Tata Memo”, testigos del impulso a la educación.

Angel Gabriel Fernández.-  (1)  Lo cuentan los libros de historia: en un restaurante de la Ciudad de México, un grupo de personas se disponía a hacer su pedido a los meseros, pero estos, chocantes como la mayoría de los meseros, ponían mala cara y uno de ellos comentó:

—“Cómo me choca atender a estos indígenas…”.

Uno de los comensales —un hombre moreno, con rasgos muy indígenas, con un peinado peculiar—le refutó al mesero:

—“Pues vaya usted acostumbrándose, porque estos indígenas son los que van a gobernar al País…”-

El hombre que hablaba y que encabezaba al grupo de indígenas era Benito Juárez García, creador de las Leyes de Reforma y de aquella histórica frase: “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

(2)

Como reportero he estado cubriendo eventos oficiales de alcaldes, diputados, senadores, gobernadores y hasta de Presidentes de la República y he sido tan criticón que trataba de ver los detalles negativos, de cazar a los políticos cuando metieran la pata o hicieran el ridículo; pero sobre todo para burlarme con sarcasmo de la demagogia, de las mentiras, de lo que prometen pero luego no cumplen. Pero he tratado de poner especial interés en los eventos oficiales de índole educativo y cultural, quizá por aquello de que “no fui a la  escuela, yo aprendí de grande porque para esas cosas no le alcanzaba a un pobre, las letras no entran cuando se tiene hambre”.

Pero me emociona cuando veo –o medio veo realmente— escucho que hay quienes se esfuerzan por dedicarse al estudio; es fea la pobreza material, pero es más fea la pobreza intelectual. Respeto mucho a quien dijo que “educar cuesta, pero más cuesta no educar”.

Ayer en Colonia Hidalgo, comunidad perteneciente al municipio de Acayucan, hubo un discreto pero trascendental evento en pro de la educación. Esa comunidad acayuqueña es conocida sólo por sus enormes torres de telefonía aunque en realidad la gente de ahí no ha de contar con teléfonos y es la entrada al área serrana del sur de Veracruz. Yo recordaba esa comunidad sólo porque de un lado de la carretera Costera del Golfo se llama Colonia Hidalgo y del otro lado se llama Campo de Aguila…ah, y también porque en esa comunidad hubo un admirable hombre que procreó aproximadamente 70 hijo, pero esa es otra historia.

En Colonia Hidalgo está asentado un albergue para estudiantes indígenas que es subsidiado por la Coordinadora Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en donde sin costo alguno se atiende a 50 estudiantes de diferentes niveles, desde primaria, secundaria, prepa  y universidad. Los requisitos es que tengan ganas de estudiar, que sean originarios de alguna comunidad indígena y que tengan buen promedio; la mayoría habla un idioma aparte del español, como el nahua o el popoluca. Ahí comen, duermen y pueden practicar algún deporte. Son pobres pero felices y con muchas ganas de salir adelante.

Por vez primera desde la fundación del albergue, hace 43 años, ayer contó con la visita de un Diputado: llegó el legislador local por el distrito de Acayucan, Fernando Kuri Kuri. El diputado recorrió las instalaciones del albergue. Entregó útiles escolares y convivió con los estudiantes.

Junto al diputado, el funcionario de gobierno federal que más contacto tiene con los indígenas: el Maestro Guillermo Hernández Domínguez, coordinador regional de la CDI en la zona de Acayucan, a quien los lugareños casi lo llaman “Tata” y a quien en todas las zonas serranas de la zona sur lo respetan como los tarascos respetaban al Tata Vasco de Quiroga.

(3)

Me avergüenza reconocer que no entiendo ni el popoluca que se practica en mi pueblo, Oluta, pero francamente me emocionó cuando ayer la jovencita Emilia Morales, estudiante del quinto semestre del TEBA en Colonia Hidalgo, le dio la bienvenida al diputado Fernando Kuri: le habló en popoluca. No le entendió, pero igual le aplaudió, porque la jovencita no se avergüenza de sus raíces indígenas y porta con orgullo el uniforme del TEBA. Es una joven que  estudia, lee, ríe, seguramente le gusta el baile y la música disco, pero es una mexicana autóctona deseosa de destacar, porque para eso estudia. Es tan meritorio hablar en popoluca que hablar en inglés, sin duda.

Las palabra del director del albergue “Nezahualcóyotl”, el profesor José Ángel González Hernández, fueron también contundentes: dijo que cuando Fernando Kuri andaba en campaña en busca de la diputación, le había prometido que si le daban la oportunidad de servir como legislador, regresaría  a la Comunidad y gestionaría mejoras para el plantel. Es sabido que a los indígenas no se les debe engañar porque en las zonas marginadas es donde brota siempre la semilla de la inconformidad y de ahí surgen las revoluciones… por eso y porque los diputados tienen la obligación de cumplir con su palabra, Fernando Kuri estuvo ayer en esa comunidad.

(4)

No comí  porque como decía Gabriel García Márquez, quien siempre respetó al indigenismo de Latinoamérica, durante más de 40 años no tuve para comer, y ahora que tengo para hacerlo no lo puedo hacer por la dieta. La barbacoa que prepararon las manos indígenas en el albergue, olía deliciosa. Hasta la jefa de redacción de el Mañanero se echó su platillo.

Al diputado Fernando  Kuri lo trataron como él lo permitió: como a un “cuais”, porque le sirvieron el alimento no en una vajilla especial, sino en los utensilios escolares, de esos que son colectivos o “universales” con su respectiva agua de jamaica. El comedor es sencillo y las mesas también,

Hoy en día es muy difícil que los diputados caigan bien o que queden bien con los ciudadanos; es más difícil que se hagan respetar; sin embargo, Fernando Kuri se mereció la atención del alumnado indígena cuando les dijo que la educación es el camino a seguir; el legislador veracruzano expresó que la educación es la mejor inversión y les dejó en claro que el albergue contará con el apoyo que pueda gestionar en la más alta tribuna del Estado.

—“Échenle ganas jóvenes”, les dijo el diputado cuando ya se retiraba del  lugar, antes de tomarse la foto del recuerdo.

(5)

Fernando Kuri se hubiera despedido del albergue indígenas con estas palabras: “esta es mi gente que por nada dejo…”.

Fue novedad en el pueblo y en el albergue que los visitara un Diputado local. No se quedaron con las ganas de colgarle al cuello el tradicional collar de flores. Seguramente regresara pronto o verán sus gestiones.

Al “Tata” Memo –Guillermo Hernández de la CDI—lo reciben cada semana. Memo y la CDI no se olvidan de la gente necesitada.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here