LÍNEA PRIVADA: UGM-Acayucan: 2 de Octubre no se Olvida

Julián CARRERA.-    (1)

“De qué te sirve la voz, para qué quieres palabras, si te espantas al menor movimiento de las aguas”, decía José María Napoleón.

(2)

Hoy, a 49 años de los hechos ocurridos en Tlatelolco que marcaron la historia de México, cuando un movimiento estudiantil fue reprimido de manera violenta, es triste y lamentable que las casas de estudios superiores, llámense Universidades, permanezcan mudas, inmóviles, estáticas. En el Estado, ha alzado últimamente la voz es la Universidad Veracruzana, no por nada la de mayor prestigio y nivel. A las demás, como decíamos cuando niños, parece que “el ratón les comió la lengua”.

Dicen que el que calla, otorga.

Este es el caso de la Universidad del Golfo de México, campus Acayucan, a cargo de Yedi Elisa Mendoza Rustrián.

Lea Usted:

El día 28 de marzo del presente año,  diversos medios de comunicación locales uy regionales publicaron una nota en la que se daba cuenta de alumnos que habían tenido que recurrido al amparo de las autoridades federales porque, según ellos, habían sido expulsados injustamente del plantel. De acuerdo a los documentos que se exhibieron, además de expulsarlos, fueron víctimas de humillación, de maltratos. Se trató de un grave problema disciplinario y de ética que se vivió al interior de dicho plantel y que fue ventilado hasta en los tribunales.

El día 29 de agosto del presente año, en las afueras del plantel de la UGM-Acayucan, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado detuvieron a un sujeto que portaba envoltorios de droga y un arma, además de un coche robado. La información rápido fue ventilada en redes sociales y al día siguiente en diversos medios de comunicación impresos.

 

El día 20 de septiembre un alumno de la misma Universidad fue privado de su libertad; una semana después, el jueves 28 de septiembre, el alumno fue encontrado muerto en un camino de terracería del municipio de Soconusco.

(4)

Por ninguno de los casos la Universidad ha alzado la voz.

Ni hubo comunicado o conferencia de prensa para explicar lo de los jóvenes que tuvieron que ampararse; nadie dio una versión oficial acerca de si la persona detenida con droga, arma y coche robado pertenecía o no al plantel educativo, aunque el informe oficial de las autoridades así lo informaba y nadie de la Universidad dio su postura acerca de los lamentables hechos en que un alumno de la licenciatura de Derecho fue secuestrado y asesinado.

Lo que podrán decir los directivos de la escuela es que “a palabras necias, oídos sordo”, pero hay otros dichos que afirman que “cuando el río suena, agua lleva” o “el que calla otorga”.

Este fin de semana, diario el Mañanero intentó una entrevista con los directivos de la UGM Acayucan para que dieran su postura oficial acerca de los hechos, para que alzaran la voz, para que se inconformen, para que digan que en ese se plantel están formando grande profesionista que algún día van a gobernar Veracruz o Acayucan, pero nadie dijo nada. El vocero ni responde a los llamados.

(5)

El ciudadano común, indignado, preocupado por la  seguridad de su familia, de sus hijos, de los estudiantes, pensaría que ante los hechos de violencia o de polémica en que se han visto inmiscuidos algunos de sus alumnos, la Universidad pondría el grito en el cielo. Convocaría a conferencias de prensa, firmaría desplegados, se haría escuchar de alguna forma, pero no ocurre así.

La Universidad del Golfo de México es una institución privada de mucho prestigio; así como hay alumnos que se han visto envueltos en polémica, hay alumnos brillantes, hombres y mujeres dedicados al estudio, capacitándose diariamente para salir a hacer frente al mercado laboral. Eso es indudable.

Pero es también indudable que las Universidades deben tener un papel de cercanía con la sociedad más importante. Que son privadas sí, pero no son de otro mundo.

Instituciones grandes como como la UGM en la que se ven hermosas las chicas con su uniforme, se ven lujosas sus cafeterías y sus canchas para hacer deporte, pueden y deben hacerse más grandes teniendo un acercamiento real con el pueblo. Por ejemplo, no se sabe si la institución se solidarizó con los ciudadanos de Oaxaca y de otros lugares que sufrieron estragos por los terremotos; no se sabe si se han sumado a la ayuda que necesita mucha gente por inundaciones…vamos, ni siquiera se sabe si el plantel educativos resultó intacto tras los movimientos telúricos. El tener una apertura con la sociedad en nada perjudica a la Universidad, en nada le afecta, no se van a volver más pobres o menos inteligentes.

(6)

Hace 49 años, los estudiantes de México alzaron la voz y muchos fueron martiriados en la matanza de Tlatelolco. Eran los tiempos cuando tener una credencial de estudiante era más peligroso que ahorita ser delincuente.

Elena Poniatowska retrató el sentimiento de los estudiantes de México 68 en su libro documental. En el cine quedó plasmada la noche de Tlatelolco en “Rojo Amanecer” y el escritor mexicano  Antonio Velasco Piña dijo en su célebre libro “Regina”. Que aquel movimiento  estudiantil ocurrió en México porque en aquellos momentos el país estaba con los ojos vendados; México necesitaba una “sacudida” social y cultural que se dio con aquel movimiento. A lo mejor esa “sacudida” ocurrió los días 7 y 19 con los temblores.  Algunos líderes estudiantiles de aquel entonces, como Graco Ramírez, hoy son gobernadores de algunos Estados. Graco es mandatario en el estado de Morelos.

Por eso se dice siempre en México que 2 de Octubre No se Olvida.

No esperamos, obviamente, que los estudiantes hagan desmanes, que secuestren o incendien autobuses, pero sí esperamos casas de estudios superiores que formen a ciudadanos responsables, líderes, valientes, que así como dicen en voz alta “Presente” a la hora del pase de lista, digan con  orgullo el nombre de su Alma Máter.

Pero…pero en la UGM “les comió la lengua el ratón”.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here