PAN: el Otoño del Patriarca

1)

Todo lo que tiene un principio, tiene un fin.

El partido Acción Nacional que durante dos sexenios tuvo el poder en México, va en decadencia. Ese partido que en un tiempo fue un huracán azul hoy es un huracán en categoría 1, que apenas se convierte en tormenta tropical.

En mi pueblo, Oluta, llegó a tener el poder en varias ocasiones: lo tuvo con Mauricio Gómez Delgado y recientemente con “Chuchín” Garduza, pero hoy por hoy no levanta. Va como el tango de Gardel “Cuesta Abajo”: Ahora cuesta abajo en mi rodada/ las ilusiones pasadas yo no las puedo arrancar/ sueño con el pasado que añoro/ y que nunca volverá.

2)

El evento político al que ayer convocó el PAN (partido al que al parecer le da vergüenza su alianza con el PRD), fue la viva imagen de la decadencia; lo anunciaron como un evento distrital y pese al acarreo en, cuando menos, 15 autobuses, no levantó. Estuvo tan flaca la caballada que se veían más banderitas amarillas que azules.

“Chuchín” Garduza, pese a que presionó a los beneficiarios de programas sociales, no llenó ni su calle…y la candidata a diputada está muy ojona para ser “Paloma”.

La escasa y mala obra pública en Oluta está trayendo sus consecuencias para el PAN, la remodelación del parque fue un fiasco, quedó como un cajón asimétrico y para darle el tiro de gracia desaparecieron los juegos infantiles que ahí estaban. Ni a  los arbolitos perdonaron, todo lo dejaron “pelón”.

Para los olutecos no ha habido ni buen PAN ni buen circo.

El PAN en Oluta arrastra la vergüenza de a ver sido y el dolor de ya no ser.

3)

El PAN en Oluta no vuelve a tener el poder.

“Chuchín” Garduza no vuelve a convocar a las multitudes que algún día convocó… pero un modesto camionero tampoco vuelve a ser.

Funcionarios como Javier Penagos no vuelven agarrar hueso… pero pobres tampoco vuelven a ser y tendrá buen cobijo en la construcción que hizo allá por la calle Allende.

4)

Se trata del Otoño del Patriarca en Oluta, como se narra en la novela “El general y su laberinto”, en donde un presidente le pedía a uno de sus chalanes que lo sacara del pueblo porque la gente ya no lo quería

Pero lo de “Chuchín” Garduza en Oluta no es una novela que hay que disfrutar a la sombra, en una mecedora y echándole tragos a un whisky… es la triste realidad de como un político y su partido están perdiendo y por un solo voto: el voto del pueblo.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here