Prepa Acayucan, el gran atraco….

Angel Gabriel Fernández.- (1)  Tuve la fortuna de cursar el nivel bachillerato en la escuela más prestigiada de Acayucan y la región: la “Francisco Zarco”, bajo la dirección de uno de los más destacados profesores del sur de Veracruz, el también periodista y filósofo Joel Vargas Cruz.

No era yo, aclaro, un “junior”, pues a mucha honra mi padre era un albañil, pero se preocupó por formar a sus hijos y con mucho esfuerzo se cubrían las mensualidades de esa escuela particular.

Pero mi hermano David y otros amigos entrañables cursaron el bachillerato en la “Prepa Acayucan”, la más antigua y tradicional de la ciudad. La mayoría de los profesionistas acayuqueños tuvieron paso obligado por esa institución, ahora de manera lamentable, está metida en el escándalo, enlodada, convertida en una cueva de Alí Babá por un mal director y por pésimos directivas de los padres de familia que se convirtieron en cómplices del  atracadero que se vive en ese plantel.

(2)

La “Prepa Acayucan” se fundó hace más de 50 años, fue la primera en la ciudad y se hizo oficial a partir del año 1988. Primero estuvo en la calle Guerrero, en una casita vieja cuyo techo era de tejas por eso le llamaban “la prepa de Texas”. En ella dieron clases profesionistas célebres de Acayucan como la profesora Guadalupe Alcalá, fundadora el Asilo de Ancianos, el médico Artemio Cruz Ortiz y otros.

Luego de ser plantel educativo, esa casona de la calle Guerrero pasó a ser casa de huéspedes donde se prostituían mujeres por 30 o 50 pesos (igual que se corrompía actualmente la prepa Acayucan); luego fue casa de campaña también de un político mentiroso y actualmente son oficinas de la Fiscalía del Estado.

(3)

Siempre quiso escribir la historia de la “Prepa Acayucan”, la historia  educativa, la trascendente, la de los conocidos personajes acayuqueños que por ella pasaron, pero por las circunstancias actuales, por culpa de mercenarios de la educación, hoy me toca escribir una historia de corrupción.

Tengo a  la mano documentos que exhiben la desmedida corrupción del actual director de ese plantel José Manuel Moreno quien no tan sólo se adueñó de los salones que son sagrados en un templo del saber, sino que se adueñó de los pesos que con mucho esfuerzos consiguen los padres de familia para que sus hijos paguen la inscripción y tengan una educación media superior. Lo que comete ese señor es un delito de “lesa educación” y no sólo merece que lo destituyen de manera vergonzosa, sino que inmediatamente lo procesen y lo encarcelen.

Ahí le van sólo algunos datos del atraco que se comete en nombre de le educación en Acayucan:

Para el presente ciclo escolar ingresaron 580 alumnos, por cuota de inscripción pagaron cada uno 800 pesos, por lo cual se captó casi medio millón de pesos; de ese dinero, hasta ayer sólo había en caja menos de 20 mil pesos, pero el Director sólo lo dice, no muestra siquiera el estado de cuenta.

El Director cobró a la mala facturas por gastos personales, como viajes de su mamá, 5 toneladas de cemento, varillas y diariamente consume 20 litros de gasolina que son más de 400 pesos y hasta los aditivos del motor de su automóvil, además de gastos de hospedaje.

Se dice que se cobró a la mala, porque el Director argumenta que esos recursos él los puso inicialmente de su bolsillo y que ahora solamente se los está reembolsando, como si el señor tuviera la obligación de poner dinero de su bolsa o como si fuera beneficencia pública.

Los padres de familia tienen la sospecha de que los materiales de construcción fueron a parar a la constricción ubicada en el número 106 de la calle De la Rosa del barrio Zapotal donde José Manuel Salgado construye una mansión a la que por los índices de inseguridad de la ciudad le puso una barda tan grande como la del reclusorio regional, portón y obviamente las infaltables cámaras de seguridad.

Los padres de familia tienen la certeza de que los materiales para construcción de lo que presentó facturas, no han ido a parar a la escuela; de eso no hay duda. El Director de la “Prepa Acayucan” habría incluso cometido una negligencia criminal al no reportar de inmediato al departamento de Protección Civil Municipal los daños estructurales del plantel tras los sismos de 7 y 19 de septiembre pasados. Aunque el tipo debe ser estudiado, demostró que para “burro no se estudia”, porque por iniciativa propia mandó repellar los daños; por ellos los alumnos siguen estudiante en peligro.

 

(4)

La historia de corrupción de la escuela de bachilleres más tradicional y antigua de la ciudad, puede terminar mal, muy mal, porque hoy los padres de familia que exigen cuentas claras podrían tomar la escuela y quedarse posesionados de ella hasta que destituyan al Director; mientras, los alumnos serían perjudicados y podrían quedar sin clases. Ahora es tan poco el amor y todavía con celos, no que en estos momentos cuando más se precisa la formación de profesionistas, los alumnos podrían quedar sin clases por culpa de un corrupto.

Para falta suerte de la educación en Acayucan, al frente de la citada escuela está un profesor del mal, porque además de que según los padres se roba los recursos, manipula a un grupo de docente y engaño hasta al director estatal de Bachillerato, aparentando que “todo está en calma” en la escuela.

México ha tenido educadores ejemplares como José Vasconcelos  o como Jaime Torres Bodet…pero  también ha tenido mercenarios de la educación como el del caso presente,

“Por ni raza hablará el espíritu”, dijo Vasconcelos…

El Director de la “Prepa Acayucan” puede decir: “por el dinero de mi escuela  hablará mi bolsillo”.

Por eso en educación estamos como estamos en Acayucan

 

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here