Prosa aprisa: No todos los jóvenes son como Duarte… y otros

Arturo Reyes Isidoro.- Tal vez no es el mejor momento, pero me es imposible no hacer la comparación.

Ya vimos, ya vemos que por fortuna no todos los jóvenes son como Javier Duarte o como Karime Macías, ni como los juniors a los que mami o papi les facilitan todo, les consiguen por su influencia, inmerecidamente, en la complicidad de los grupos de poder, alcaldías, diputaciones, senadurías, notarías, magistraturas, o les heredan riquezas, en mucho, mal habidas, a costa de los dineros del pueblo; o hasta gubernaturas.

Que no todos, que casi ninguno salvo contadísimas excepciones, faltan al respeto y lanzan ofensas contra los adultos mayores, los viejos o viejitos, los ancianos; que la mayoría, casi todos buscan salvarlos con vida, rescatarlos de los escombros.

Los últimos sismos nos han permitido conocer a los jóvenes verdaderamente extraordinarios de México, los que verdaderamente están llamados a rescatar al país, no los hijos de los políticos.

El diario El País de España Edición América recogió las palabras de César Decida, de 22 años, estudiante de la UNAM: “El terremoto ha demostrado que hay mucha fuerza civil pero falta organización. Nuestro sistema político es muy deficiente en términos de organización social. Podríamos hacer mucho pero toda esta estrategia se pierde por culpa de los políticos”. (23/09/2017, p. 8).

Ciudad de México, una experiencia

El agotamiento que traía no me permitió más que arrancara el autobús en la TAPO y me quedara profundamente dormido.

Al llegar y sentarme ya en mi casa en Xalapa no pude contener más mis emociones, al tiempo que me felicité al comprobar que nuestro país tiene futuro con la Generación del 17, que hay una esperanza, que vale la pena seguir luchando contra los depredadores políticos de nuestro país.

Estuve el fin de semana en la Ciudad de México. Cuatro días después de que la golpeara el terremoto, y es imposible salir indemne de la experiencia que allá se vive.

Caminé lo más que pude por distintos puntos de la capital. El Metro no está cobrando, hay acceso libre, lo que me parece atinadísimo por parte de Mancera.

El apoyo civil se limita cada vez más porque están entrando los equipos especializados con maquinaria pesada.

Pero eso no obsta para que sobre todo los jóvenes sigan ayudando a descargar víveres.

O que vayan a sitios donde ingenieros y arquitectos ofrecen capacitación para continuar con las tareas de rescate, como vi por el rumbo de la Condesa.

Me sorprenden las mujeres jovencitas, de tenis, todas con sus cascos, que han hecho a un lado cualquier delicadeza. Lo que quieren es ayudar.

El sábado temprano me tocaron los dos temblores, el de 6.1 y 6.4 grados con epicentro, otra vez, en Oaxaca.

Desayunaba antes de las ocho de la mañana con mi hijo Jesús Antonio (Toño) en el restaurante de un hotel del centro histórico muy cerca de la Catedral cuando la oscilación se sintió.

Vi cómo los chilangos salían despavoridos a la calle. No era para menos. Viven en la zozobra y con la zozobra. Están traumados por tanta desgracia.

No obstante que ya había pasado todo, se negaban a regresar a sus edificios. Permanecieron mucho tiempo en la calle. Saben que el derrumbe puede venir después.

En la Zona Rosa hay tramos de calles cerrados ante el riesgo de que se vengan abajo edificios; frente a Bellas Artes están precintados varios altos edificios, uno de ellos el de Sears; al lado, el de la librería Gandhi.

Ya allá, aprende uno rápidamente y sabe que tiene que caminar en el camellón central de las avenidas o en las aceras pero lo más lejos de los edificios, e incluso en algunas partes bajarse al arrollo vehicular, por precaución o porque tramos precintados obligan a ello.

Para ser fin de semana, no noté mucho movimiento donde habitualmente lo hay. La calle Madero, peatonal, no tenía ahora la animación de otros días.

Pero quise irle a decir a los jóvenes lo admirados que estamos de ellos en la provincia, lo orgullosos que nos sentimos de tenerlos, expresarles nuestra solidaridad y reconocimiento, agradecerles lo que están haciendo por otros,  por su ejemplo, alentarlos, animarlos.

Ni diputados, ni senadores, ni funcionarios…

Donde pude pregunté si habían visto al lado de ellos en las tareas de apoyo, auxilio y rescate a algún diputado, de la Ciudad de México o federal, a algún senador, a algún funcionario federal, a algún dirigente de partido político. La respuesta fue negativa.

No van –me dije para mis adentros– porque se consideran indignos del verdadero pueblo, porque son sólo una sangría para el país, porque sólo les interesa vivir de los impuestos que pagamos todos.

No van –reflexioné– por miedo, por temor al justo reclamo popular, al abucheo, a la rechifla y a las mentadas de madre que recibirían, porque lo menos que les dirían es que son unas sanguijuelas de los dineros del pueblo.

Bueno para los reflectores y las fotos, no supe que él y menos me encontré, por ejemplo, a Fidel Herrera Beltrán, y a su hijo Javier (Herrera Borunda, claro está; el otro, Duarte de Ochoa, ya está en la cárcel) que sueña con ser gobernador de Veracruz, ayudando, en las tareas de rescate. Nada. Ningún veracruzano “ilustre”.

Los partidos, indignos de ellos: Krauze

Ayer domingo, Enrique Krauze, ahora en Reforma, se volvió a ocupar de los jóvenes.

“¿Dónde están los jóvenes?, nos preguntábamos hasta hace unos días, lamentando su aparente desidia ante la vida pública. Y ahora los jóvenes nos han refutado de una manera magnífica: ‘acá estamos’, nos dicen, con sus actos de anónima heroicidad. ‘Acá estamos’, no en la grilla miserable, no en la comparsa de cualquier propaganda. ‘Acá estamos’ organizados, prácticos, autónomos, solidarios, dueños de una madurez que los mayores no imaginaban, listos para reaccionar cuando la naturaleza golpea, cuando de veras se necesita”.

Él, como muchos, se plantea si esta marea de solidaridad bajará al paso de las semanas o meses.

Pero postula: “Ojalá encuentre formas de perdurar, no sólo en el ámbito social sino en el político. Ojalá ellos mismos creen organizaciones civiles permanentes. Absolutamente todos los partidos son indignos de esta nueva generación de héroes anónimos que han tenido su bautizo existencial y social en este terremoto. De cara a las elecciones, además de acotar sus indignantes gastos de campaña, lo menos que pueden hacer es hablarles a los jóvenes, debatir frente a ellos y con ellos. Con franqueza y humildad. Ellos decidirán qué hacer. Si se han enfrentado a la naturaleza, ¿qué no podrán hacer para corregir el rumbo de México?”.

De lengua me como un plato

Bla bla bla.

Había, hay que aprovechar la tragedia para sacar raja política, se dijeron algunos.

El sábado 23 se publicó en la columna “Templo Mayor” del diario Reforma:

“ALGUIEN debería explicarles a los partidos políticos que las promesas a futuro no sirven para resolver las urgencias del presente. O lo que es lo mismo: si no quieren donar para los damnificados y la reconstrucción, que lo digan de una buena vez pero que no le jueguen al vivo.

POR un lado, PAN, PRD Y MC plantean eliminar al 100 por ciento el subsidio a los partidos, pero no tienen la fuerza legislativa para lograrlo y, aunque se llegara a aprobar, por ley no aplicaría para este proceso electoral sino para el de 2021. ¡Ya pa´qué!

POR el otro lado, Morena dice que sí le entra, pero que hasta el próximo año y en cómodas mensualidades. Y los del Partido Verde se dicen encantados con la idea, pero ya sabemos cómo son. Curiosamente, el único que ya puso en la mesa su lana fue el PRI: 258 millones de pesos.

SI LOS dirigentes partidistas necesitan que les expliquen lo que es el altruismo, que se den una vuelta por la tlapalería Materiales del Parque, en Sonora 128. En medio de la tragedia, ese pequeño negocio donó su inventario para las labores de rescate: palas, picos, guantes, cuerdas, lámparas, pilas y demás fueron a parar a manos de los brigadistas completamente gratis. Y sin necesidad de convocar a conferencias de prensa, ni grabar videos en Facebook”.

Así como se le critica, hay que reconocer, pues, que el PRI es el único que se pronunció en efectivo y al chas chas. De los otros partidos, como dice el dicho: de lengua me como un plato.

Trabajando en el Senado pasará Pepe su cumpleaños

Este lunes 25 cumple 48 años el senador José Francisco “Pepe” Yunes Zorrilla. Lo pasará trabajando en el Senado, como debe de ser. Happy Birthday.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here