TRATADO DE LIBRE COMERCIO LEONINO

Joel  Vargas.- Por lo que sabemos la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, del que México es parte significativa, fue un acierto. Donde parece que ya no lo será es su renegociación, que estará sometido a un largo proceso de muchas complejidades y concesiones lesivas al desarrollo de nuestro país. Se están dando obstáculos serios, principiando con el carácter inestable del atrabiliario presidente de los Estados Unidos, no obstante que el de Canadá muestra firmeza y bastante afinidad con los intereses de México.

El presidente gringo expresa y amenaza como todo un imperialista que busca todas las ventajas posibles para su país que, según afirma, sus relaciones comerciales con el nuestro registran transacciones deficitarias por lo que a su gran nación le ha ido bastante mal y habla de modificación de aranceles para igualar e incluso superar a su favor, el fluido comercio del norte continental. Lamentablemente para México y para los países subdesarrollados del mundo que en pleno siglo 21 son explotados por las poderosas compañías trasnacionales, les resulta difícil un desarrollo sostenido por el comportamiento anglosajón que siempre será de ventaja y egoísmo.

En el otro extremo los negociadores mexicanos muestran debilidad. Se perciben las inconsistencias. El loco Trump se los acaba con solo mensajitos twiteros. Actúan como ratones espantados y son incapaces de proponer acuerdos bien argumentados y mejor cimentados por la razón, apoyados en la valentía de un pueblo que no es menos que los Estados Unidos. Si México ya hubiera anunciado su retiro de las negociaciones por lo improcedente de propuestas caprichosas o denigrantes para nuestro país, el gobierno gringo nos tratara en otra dimensión. Trump debe de estar seguro que la representación nacional es una tribu con taparrabos en el cerebro.

México no es menos que Estados Unidos, decimos, aunque ellos tengan un arsenal de bombas atómicas. El asunto es educativo para el país. Se descuidó el desarrollo de un sistema educativo integral y se prefirió robarle al pueblo y

someterlo a una pobreza endémica con la que hoy se lacera el mexicanismo despreciado por un racista loco en el poder. El millón de jóvenes que hoy claman por una educación superior y especializada allá, estuvieran con nosotros empujando a la nación hacia su desarrollo. México no necesita de tratado leonino. Sus grandes recursos bien administrados nos habrían de permitir niveles muy altos en el mundo de la competitividad.

El prócer cubano, José Martí, desde 1891, en la Conferencia Monetaria convocada por Estados Unidos para unirse con América Latina, advirtió lo siguiente:

“Quien dice unión económica, dice unión política. El pueblo que compra manda. El pueblo que vende sirve. Hay que equilibrar el comercio, para asegurar la libertad. El pueblo que quiere morir, vende a un solo pueblo, y el que quiere salvarse vende a más de uno. El influjo excesivo de un país, en el comercio del otro, se convierte en influjo político. El pueblo que quiere ser libre, sea libre en negocios. Distribuya sus negocios entre países igualmente fuertes. La unión con el mundo y no con una parte de él; no de una parte de él contra otra. Si algún oficio tiene la familia de repúblicas de América, no es ir de arria de una de ellas contra las repúblicas futuras”.

Estados Unidos ha sido para México un país rapaz. Es el halcón del mundo. Sus fundadores fueron esclavistas. Tuvo que ser asesinado Martin Luther King, el líder negro estadounidense, para implantar en su sociedad un poco de igualdad. Pero igual pretende tratar a los mexicanos pobres que emigran hacia ellos pensando en el sueño americano que termina siendo pesadillas, como hoy viven millones de mexicanos. Nunca habrán de olvidar los buenos patriotas que fuimos despojados de más de la mitad de nuestro territorio. Ahora quieren llevarse todo con la anuencia de un grupo de estadounidenses nacidos en México, a través de concesiones fatales. ¡Pobre México!

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here