En aumento los casos de menores que sufren abusos

Lo más lamentable es que se dan en el seno familiar. A los afectados hay que darles terapia posológica, advierte una especialista.

Susana Arellano Narváez, Acayucan, Ver.- A sus 6 años de edad una menor conoció el terror que la ha marcado y que ahora a sus 14 años de edad lo está enfrentando: fue abusada sexualmente por su hermano en su hogar.

Los huesos se le pueden notar en su cuerpo, ha perdido el apetito, las ganas de vivir, no quiere seguir adelante, desde que entró en terapia psicológica está lidiando con aquel drama atroz en su vida.

Un menor de 6 años padece abuso sexual de su hermano de 9 años de edad, este niño también sufrió abuso por parte de otro familiar; la madre se dio cuenta de ciertas conductas y al cuestionar solo refería que estaban jugando hasta que entraron a terapia y ahí se abrió el velo de una terrible realidad familiar.

Son tan solo uno de los casos que diariamente atienden los consultorios psicológicos; las edades varían hay pequeños que de 3, 6 y 9 años de edad han sido abusados sexualmente principalmente por un familiar cercano.

La pregunta es y ¿dónde estaban los padres?, ¿por qué no se dieron cuenta a tiempo?, ¿qué pasó con la comunicación familiar?

México es el primer lugar a nivel mundial en materia de abuso sexual, violencia física y homicidio de menores de 14 años, y 4.5 millones de niños y niñas sufren de abuso sexual en el país, según datos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

En entrevista con la psicóloga Leticia Pineda Pineda, señala que es muy importante mantener la comunicación y la confianza familiar para que en determinado momento se dé una situación terrible como esta los pequeños se acerquen a sus padres y les digan lo que está pasando.

Y hay más responsabilidad, ya que los padres de familia deben de estar cien por ciento cercanos a sus hijos para detectar cualquier tipo de conducta anormal que presenten sus hijos; en caso de abuso sexual los pequeños tienden a aislarse, a perder el apetito, a que no quiera salir, se vuelve temeroso, apenado y se calla, por eso se debe estar muy atento a los hijos pese a las responsabilidades laborales que tienen los padres.

En el momento en que el padre vea una conducta rara, debe de investigar con su hijo, pero también acudir a la escuela a hablar con los profesores y directores para saber qué comportamiento extraño tiene su hijo, pero también lo deben hacer los docentes al notar que el alumno está actuando de forma agresiva, alterando el orden o cuando se aísla.

La especialista Leticia Pineda Pineda también recomienda que los padres hablen con sus hijos del tema de la sexualidad, ese mismo que se ha mantenido como tabú durante muchos años, indicó que es necesario que a los niños desde pequeños se les enseñen los nombres correctos de las partes del cuerpo, “que se les diga, que no se les esconda porque es muy común que le ponen sobrenombre al pene, y le dicen el pajarito, el pilín, ya que les da pena los padres decirles y explicarles que tienen que cuidarse, que nadie debe tocar sus genitales”.

Esta situación se presenta con mayor incidencia en las comunidades más lejanas donde a veces ni los maestros quieren hablar de ello, incluso cuando salieron los libros se creó un escándalo, “a los de jardín no se les va a poner videos pero si se les tiene explicar y llamar por su nombre cada cosa que es”.

Ante estos terribles hechos que se están dando la psicóloga Pineda Pineda hizo un llamado a los padres a tener más acercamiento, diálogo y confianza con los hijos, a no ver la prevención de abusos como un tema prohibido.

También a cuidar el uso de la tecnología y las redes sociales, a involucrase más en qué contenidos están viendo los niños en la computadora o televisión; y con quiénes se lleva, qué hacen en las redes sociales, a trabajar para llevar el sustento pero eso no debe ser motivo para descuidarlos y no saber qué problemas enfrentan los pequeños.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here