Luchan por la vida

Dos ancianos caminan todos los días muchos kilómetros para vender productos del campo. Qué injusticia: los taxistas se pusieron de acuerdo para negarles el servicio.

Par de ancianos que continúan trabajando al no contar con ayuda de familia.

Javier González Avelar, Acayucan, Ver.- Dos viejecitos de nombre Arturo y Cecilia, habitantes de Congregación Hidalgo caminan todos los días de ida y vuelta el camino de unos 7 kilómetros entre su lugar de residencia y la cabecera municipal acayuqueña, donde ofertan cualquier tipo de fruto sacado de la tierra, con la finalidad de conseguir unos cuantos pesos y sobrevivir un día más.

Aunque padecen en cierto grado de sus facultades mentales, este par de ancianos recorren a pie todos los días a muy temprana hora el trayecto entre estos dos lugares cargando a cuestas frijol, limón, chiles de diferentes tipos, frutas de temporada entre otras cosas, lo que sea que consigan en menor cantidad para sacar sólo lo de la comida del día.

Taxistas que circulan sobre la vía relatan que este par de ancianos en un principio eran llevados de manera gratuita por chafiretes que se los encontraban caminando por la vía y tenían espacio, sin embargo dentro de su discapacidad los ancianos a manera de juego abren la puerta de vehículo poniendo en grave riesgo su integridad y metiendo en serios problemas a los conductores, por lo que todos sin excepción decidieron no subirlos más.

 

Compartir

Dejar una respuesta