Un pueblo sufre, pero su Alcalde vive como un rey

La gente común tiene que vivir entre el lodo: la mansión de “Lencho” tiene muros para evitar la entrada del agua. ]Fidel y Duarte llegaron cuando se inundó años atrás…Yunes ni ha de saber dónde está El Sauzal.

Susana Arellano Narváez, Hueyapan de Ocampo, Ver.- Caminar por la comunidad de Sauzal es hacerlo como en una pista de lodo, por lo que hay que hacerlo con cuidado.

En las casas de este lugar se observan las marcas hasta donde ha llegado el agua del río San Juan que se desbordó el fin de semana; también se aprecia la basura que ha traído el agua y algunos aparatos como lavadoras arriba en mesas o en las bateas.

Las personas siguen haciendo limpieza de sus hogares incluso unos más tratan de quitar el lodo de las calles juntándolos en un solo lugar como si fuera mezcla de cemento y hasta le colocan grava a los socavones que dejó el agua.

En sus casas algunos sentados en la hamaca o en sus sillones hablan de que estuvo fuerte el sismo y la llegada del agua en sus viviendas, aunque recuerdan que el de 2010 y 2015 fueron sucesos inolvidables, inundaciones que trajeron la visita de los gobernadores, en ese entonces Fidel Herrera y Javier Duarte respectivamente.

Ahora el nivel del río no se mantuvo alto por mucho tiempo, pero eso los hace dormir con “un ojo abierto y otro cerrado” y alertas por cualquier cosa que suceda.

En el “palo que habla” anuncian  que ayer había faena  en el kínder y los padres debían llevar pala, escoba, escurridor y rastrillo para sacar el lodo del plantel escolar.

La telesecundaria ha perdido su malla que la cubría ahora luce en el suelo porque el agua fue más fuerte que ella.

En la casa del alcalde Lorenzo Velázquez Reyes pareciera que no sucedió nada, pues muros resguardan el impacto del agua; una señora hace la limpieza como cualquier día.

En la comunidad se han acostumbrado al olvido del munícipe, una señora comenta “dicen que su hija entregó café y pan pero quién sabe en dónde porque aquí nada, nadie nos ayuda, estamos en el olvido, todos nos engañan pero cuando quieren el voto ahí te prometen todo”.

Recuerdan algunos que en su visita Javier Duarte les prometió tanta ayuda y el dragado del río, pero ya dejó de ser gobernador y todo sigue igual. Por lo que tienen que acostumbrarse a poner un muro pequeño en las puertas y quitarlos cuando pase el peligro.

Más adelante, cinco niños ayudan a cubrir un pequeño socavón en la calle, emocionados cuentan que el río subió mucho, uno más valiente afirma que no tuvo miedo, el otro dice que sí, toman su refresco mientras que muestran que en ese lugar en tiempo de calor lo cruzan de a  carreritas, juegan en sus aguas limpias, pero ahora solo está sucio, lleno de basura y peligroso.

Poco a poco se acostumbran a esta situación y si sube más el nivel pues ellos también se suben al techo comenta uno de los pequeños.

El camino para llegar a El Sauzal está en pésimas condiciones, de regreso a casa podemos observar como una señora no puede cruzar en su propio patio y coloca blocks formando un pequeño puente en la comunidad La Gloria.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here