Texistepec, castigado por la Naturaleza

Desde hace ocho días barias comunidades están bajo el agua. La gente carece de comida; posterior a la inundación, pueden brotar epidemias.

Susana Arellano Narváez, Texistepec, Ver.

Habitantes de decenas de comunidades en Texistepec son víctimas de la naturaleza desde hace más de ocho días.

Tras el desbordamiento del río Chiquito, cientos de familias fueron afectadas en sus viviendas, los cultivos se perdieron y aunque no hay cifra exacta, de acuerdo a lo que narran habitantes es que hay animales muertos.

En algunas comunidades se quedaron incomunicadas lo que hace difícil que llegue la ayuda para los damnificados; en otros casos para llegar a los habitantes es necesario cruzar en lanchas.

Para Ernesto Hernández, lo prioritario es que les envíen alimentos, agua, medicamentos y cal, ya que presienten brotarán las bacterias y con ello las enfermedades, siendo la población más sensible la niñez y los ancianos.

Señaló que desde hace más de ocho días viven entre el agua, las clínicas no cuentan con medicamentos, para agravar más el cuadro, se quedaron sin luz por espacio de 4 días, quedándose en penumbras, sin que sus aparatos electrodomésticos funcionaran, y exponiéndose a mosquitos y demás animales peligrosos.

La CFE pese a la súplica de autoridades comunitarias se negó a restablecer el servicio, argumentando que no expondrían a su personal porque los cables estaban bajo el agua; por lo que intervino una organización religiosa y fue así que volvieron a contar con energía eléctrica.

Hay escasez de agua embotellada para tomar, ya que los pozos artesianos se vieron afectados, de los mismos emana aguas negras, por lo cual están inservibles hasta para realizar las labores del hogar.

Tenochtitlán, Boca del Río, Xochiltepec, Lázaro Cárdenas, El Mije, de acuerdo a lo que señalan habitantes serían las más afectadas por las inundaciones.

PÉRDIDAS DE CULTIVOS

Hectáreas de cultivos de maíz fueron perdidas, por lo que productores urgen el apoyo de la SEDARPA y la SAGARPA, ya que muchos solicitaron créditos que no podrán pagar.

INUNDACIONES DEL 2017 COMPARADA CON LA DEL 2010

Para los habitantes el crecimiento del río es una constante, sin embargo, tenía años que no pasaba una desgracia como la ocurrida en el año 2010, ya que en ese entonces las inundaciones se dieron a finales de septiembre, y el nivel del río descendió hasta noviembre.

En esta ocasión, esperan que no ocurra lo mismo, ya que esta situación paraliza toda su actividad, se quedan estudiantes sin clases, enfermos sin atención, aparatos y enseres domésticos inservibles, y las pérdidas que conlleva un desastre natural.

La vida en comunidades con problemas de inundación refleja una tristeza profunda, aun así, el espíritu de los texistepecanos sigue de pie, y no se rinden, saben que deben de volver a empezar en algunos casos, pero que de todas las desgracias siempre han salido adelante.

Han sido afectados por los sismos y las inundaciones, hoy más que nunca requieren de la ayuda de la sociedad, de los políticos, de las autoridades y de todos.

Compartir

Dejar un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here