El sexo durante el embarazo

Cuando se está embarazada, lo que menos quiere la pareja son relaciones sexuales, no por falta de deseo, sino por el miedo de lastimar al bebé, pero ¿realmente le causa daños?

En algunas ocasiones tú bebé puede sentir que estás teniendo sexo, pero muchas veces no debido a que está protegido en el útero, rodeado de líquido amniótico que se encarga de amortiguar y aislar todos los movimientos que puedan ser bruscos.

Otro temor que surge es que el pene vaya a llegar hasta el bebé, algo que no es cierto. No es posible que el miembro masculino llegue hasta el útero y muchos menos que le cause molestia.

Cabe decir que la única forma en que el bebé detecta la actividad sexual, es cuando la mujer tiene un orgasmo, porque provoca una pequeña contracción en el útero, algo que tampoco le afecta.

Tener sexo durante el embarazo, no sólo es seguro, sino que incluso es benéfico. Algunas de sus ventajas son:

1.- Llegar al orgasmo, ayuda a que los músculos de la pelvis se fortalezcan, lo que facilitará el parto y acelerará la recuperación. De igual manera, se disminuyen los riesgos de accidentes por incontinencia urinaria, algo muy común durante el embarazo.

2.- Un estudio Danés señala que tener sexo, reduce el riesgo de padecer preclamsia. Esto ocurre porque en el semen, hay una proteína que regula el sistema inmunológico.

3.- Combate el estrés ya que se incrementa la producción de oxitocina y aumenta la sensación de felicidad.

4.- Controla la presión arterial, pues ésta baja notablemente al terminar la relación.

Para sentir placer y no sufrir ninguna complicación al tener sexo, busca las posiciones que no te causen dolor ni te hagan sentir incómoda.

¿Cuándo debo evitar las relaciones sexuales?

Tu médico te indicará que debes abstenerte de las relaciones sexuales si tienes:

  • Placenta previa.
  • Una amenaza de parto prematuro (aunque ya haya pasado).
  • Sangrado vaginal inexplicable o cualquier secreción vaginal anormal.
  • Contracciones o cólicos abdominales.
  • Insuficiencia cervical (cuello uterino incompetente).
  • Dilatación del cuello uterino.
  • Ruptura de la bolsa amniótica (fuente o bolsa de aguas).
  • Un brote de herpes genital o si sientes que vas a tener uno (tú misma o tu pareja). Si tu pareja ha tenido herpes genital (y tú no), tendrás que evitar las relaciones sexuales y otras formas de contacto genital durante toda la duración del tercer trimestre, aunque él no tenga ninguna lesión o síntomas. Lo mismo se aplica al sexo oral (tu pareja no te lo podrá hacer) si él tiene herpes labial.
  • Otras infecciones de transmisión sexual (a no ser que tú y tu pareja hayan recibido tratamiento y las pruebas posteriores hayan resultado negativas).
Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here